12.10.2015

A partir del jueves 15 de octubre, los países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) considerarán hacer una petición hecha por los países más pobres del mundo para que se los exima de implementar las nuevas regulaciones sobre patentes médicas al ser clasificados como países menos desarrollados. Si esta petición no es concedida, el acceso a medicamentos de bajo precio para millones de personas en estos países podría tener un impacto negativo.

Mientras que la Unión Europea ha apoyado públicamente la petición de los países menos desarrollados, otros países desarrollados, como Estados Unidos, Australia y Canadá, están buscando debilitar cualquier excepción y están presionando a los países menos desarrollados para que acepten un trato que los dejaría en una situación peor. Ha surgido información que el viernes pasado, en Ginebra, el embajador estadounidense de la Organización Mundial de Comercio, Michael Punke, se reunió con 15 embajadores de los países menos desarrollados, en donde hizo notar que Estados Unidos no puede acceder a una excepción indefinida debido a la presión de algunas contrapartes estadounidenses que están molestas con el gobierno estadounidense por las concesiones de propiedad intelectual en el recientemente firmado Acuerdo económico de Asociación Transpacífica (TPP).

“Nosotros trabajamos en más de la mitad de los países que están clasificados como países menos desarrollados, y nuestros equipos médicos saben muy bien el impacto que tendría que los precios de las vacunas y medicamentos estén fuera del alcance de la gente”, dijo Rohit Malpani, director de políticas y análisis de la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF. “Si los países más pobres del mundo son forzados a introducir antes de tiempo las patentes a medicamentos, los precios de estos medicamentos que salvan vidas aumentarán y millones de personas estarán caminando sobre la delgada línea entre la vida y la muerte.”

Los países menos desarrollados están actualmente exentos de tener que implementar las patentes a medicamentos y vacunas, permitiéndoles importar genéricos libremente y producir medicamentos de forma local. Sin embargo, la actual excepción a medicamentos para los países menos desarrollados expira el próximo año.

Bangladesh, a nombre de los países menos desarrollados, ha pedido que se garantice una excepción a todos los que son considerados como tales, pero algunos de los países más ricos del mundo no apoyan esto.

"Necesitamos que E.U., Australia y Canadá hagan lo correcto y exenten a los países más pobres del mundo de tener que dar patentes a medicamentos mientras mantengan su clasificación como países menos desarrollados. Estamos esperanzados por ver a la Unión Europea apoyando esta petición y alentando a E.U. y otros países menos cooperativos a seguir su ejemplo."