31.03.2020

Nuestra compañera Chiara Lepora está en la región de Lombardía, la más afectada del país. Desde allí relata los desafíos que enfrentamos y subraya la dura realidad emocional que, día a día, sufre el personal sanitario.

La nueva enfermedad por coronavirus, COVID-19, se ha extendido a más de 190 países en todo el mundo. Nuestros equipos médicos están ayudando en numerosas áreas afectadas.

En Italia, estamos apoyando a tres hospitales en el primer epicentro del brote en el norte, con equipos que trabajan en el control de infecciones, la atención remota de pacientes y alcance, y las instalaciones para ancianos en el centro de Italia. La Dra. Chiara Lepora es la coordinadora de nuestro proyecto en Lodi, en el norte de Italia:

 

“Tenemos un equipo de alrededor de 25 personas trabajando aquí en la región de Lombardía, particularmente alrededor de los hospitales en Lodi, Codogno y Sant'Angelo. El sistema de salud aquí es muy avanzado, pero el virus ha superado todos los intentos de lidiar con el creciente número de casos.

Los hospitales están en su límite. En la sala de urgencias del hospital de Lodi ahora hay 80 camas. Sin embargo, incluso con esa capacidad adicional, la única forma de referir a un nuevo paciente es si otro paciente se recupera o muere. Nuestro trabajo principal es apoyar al personal médico dentro de los hospitales. Estamos haciendo todo lo posible para mantener sanos a los médicos y enfermeras, porque si enferman, no habrá nadie para tratar a los pacientes.

Tenemos mucha experiencia en la prevención y el control de infecciones por las epidemias que enfrentamos en todo el mundo, por lo que estamos ayudando a crear vías y procesos dentro de los hospitales para garantizar que el personal esté protegido contra las infecciones y que las personas que no están infectadas no se infecten. Todos estamos en una curva de aprendizaje difícil con esta enfermedad. Tenemos un especialista en enfermedades infecciosas, un anestesiólogo y un experto en medicina de emergencia que trabajan codo a codo y aprenden de los médicos del hospital que participaron en la respuesta desde el principio.

Los médicos y enfermeras aquí han estado a la vanguardia de la epidemia y han desarrollado una capacidad clínica que es extremadamente valiosa. Podemos aprender de ellos para estar mejor preparados para combatir esta enfermedad en otros lugares. Ya hemos visto nuevos enfoques de diagnóstico, como el uso de ultrasonido en lugar de rayos X para el examen pulmonar, que está resultando mucho más simple.

Fuera de los hospitales, estamos realizando actividades de divulgación dentro de la población, trabajando con médicos generales y médicos de familia para ayudar a tratar a las personas en sus hogares y en hogares para ancianos. Como todos los hospitales han alcanzado su capacidad, no hay más remedio que tratar a algunos pacientes con síntomas menos graves en el hogar. Tener neumonía es grave en el mejor de los casos, por lo que tratarla en casa conlleva dificultades adicionales.

Estamos colaborando con las autoridades sanitarias locales en el uso de un servicio de telemedicina y televigilancia para controlar a los pacientes y su saturación de oxígeno para intervenir rápidamente si su situación se deteriora. Todos aquí están trabajando por encima de sus límites. Ha sido increíble ver a personas trabajando todo el día, tratando de adaptarse, tratando de aprender, tratando de colaborar para salvar tantas vidas como sea posible, todo mientras se enfrenta a tantas muertes.

Hay una pequeña panadería cerca de la entrada del hospital de Lodi y el otro día me puse a hablar con la panadera. Abre desde las 5 en punto de la mañana para poder dar un café y un pan dulce al personal médico que viene del turno nocturno. Ella me dijo que muchos doctores y enfermeras toman su café y luego se sientan en un rincón y comienzan a llorar. Lloran allí para que puedan sacarlo del camino y luego puedan irse a casa y cuidar a sus familias y no mostrar lo difícil que es.

En una crisis como esta donde las necesidades son abrumadoras, se deben tomar decisiones difíciles.

En MSF lo sabemos muy bien por las situaciones críticas que enfrentamos en todo el mundo. Continuaremos brindando asistencia aquí durante el tiempo que sea necesario. También nos estamos preparando para intervenir en otras áreas y regiones, incluidas aquellas donde la pandemia apenas está comenzando y donde las medidas de prevención pueden tener un gran impacto”.