Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
19.06.2015

“Parece que la postura de la Unión Europea es ver a estos migrantes y refugiados como enemigos. Quieren construir muros, desplegar el ejército y limitar -o incluso negar- su asistencia. Cualquier cosa para mantener a esta gente fuera”.

“He trabajado en muchos campos de refugiados anteriormente: en Yemen, en Malaui y en Angola. Pero aquí, en la isla de Kos, es la primera vez en mi vida que he visto a gente tan abandonada. Las autoridades identificaron el ruinoso Hotel Captain Elias porque que estaba a cierta distancia del centro de la ciudad. Y decidieron hacinarlos allí, sin información, sin auxilio, si provisiones, sin nada….” .

“Lo que estamos viendo todos los días es completamente inaceptable. Parece que hay una política favorable a dejar que sufran -si no sufren, otros vendrán“.

“No podemos ver ninguna señal real de acción por parte de la ONU o de otros organismos internacionales, que se supone que tienen el mandato de proteger a estas personas. No hay ninguna autoridad central asumiendo la responsabilidad de la gestión de este campo de refugiados ad-hoc que garantice la seguridad y el bienestar de estos refugiados. Nadie está levantando un dedo para ayudar.”

 

 

“Gestionar esta afluencia de personas es responsabilidad integral del Estado. Pero en ausencia de cualquier tipo de asistencia significativa en MSF decidimos que teníamos que hacer algo por la dignidad y la salud básica de estas personas”.

“Hemos estado limpiando el hotel. Vaciamos la piscina, que estaba lleno de agua estancada y era un peligro para los niños. Instalamos aseos y duchas. Tenemos consultas y un psicólogo en el equipo ahora. La situación ha mejorado un poco, pero todavía está a cinco o seis veces más de su capacidad, y la gente está bastante abandonada”.

“La mayor parte de estas personas no tienen nada aparte de la asistencia que MSF les ofrece. Las comunidades locales no pueden seguir apoyando a todo este flujo constante de gente. Ya han estado donando ropa a los recién llegados.”

“Al otro lado de las islas hay miles de personas en condiciones totalmente infrahumanas y tenemos muy poca información sobre sus próximos movimientos. No hay ninguna perspectiva de futuro para ellos.”

“Cuando le preguntas a la mayoría de la gente aquí, no tienen ni idea de lo que va a pasar con ellos. Tienen información muy confusa. Algunas personas con las que he hablado dicen que quieren unirse con sus familias en Suecia, pero no tienen ni idea de cómo van a llegar allí”.

“Lo que debería estar sucediendo aquí es un paquete de servicios de recepción proporcionado por el Estado que incluyera el alojamiento en condiciones decentes, con condiciones de higiene razonable, baños que funcionaran, servicios básicos de salud  e información clara acerca de dónde están, qué opciones tienen disponibles, y cuáles son los próximos pasos administrativos que deben dar”.

“Estas son obligaciones, por eso es totalmente vergonzoso que estén siendo tan negligentes con  esta gente que han sufrido tanto”.