23.03.2020
Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) iniciamos las operaciones en el hospital temporal que estamos implementando en uno de los pabellones de la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid.
 
Tras obtener la luz verde del Gobierno de Madrid, hemos habilitado 100 camas para pacientes moderados que servirán para descongestionar las urgencias del Hospital Príncipe de Asturias, cercano al pabellón y donde a su vez se remitirán los casos que requieran de internamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).
 
Esta intervención en coordinación con las autoridades sanitarias locales es clave para disminuir los contagios dentro de los hospitales y para que la atención a los pacientes graves sea más eficaz.
 
También estamos asesorando al comité directivo de residencias de mayores en la evaluación de riesgos e implementación de medidas de higiene y protección para reducir la transmisión dentro de las residencias, así como mejorar el manejo de casos.
 
Nuestro objetivo es doble: ayudar a descongestionar hospitales y centros de salud para que estos puedan concentrarse en atender a los enfermos más severos, y reforzar la protección de nuestros mayores, uno de los colectivos más vulnerables en esta epidemia”, explica el Dr. David Noguera, presidente de MSF-España. “Es para nosotros un honor poner toda nuestra experiencia en favor de las personas más vulnerables, y lo hacemos por responsabilidad y compromiso con nuestra sociedad”.
 

Mentalidad de crisis humanitaria

 
Acostumbrados a actuar cuando las epidemias sobrepasan las capacidades de los sistemas sociales y de salud, consideramos que la presente situación debe ser tratada como una emergencia humanitaria y eso exige un cambio en la visión y en la manera de actuar, buscando soluciones fuera de lo habitual. Los sistemas de gestión ordinarios son incapaces de soportar la presión continuada de nuevos casos en tiempos de pandemias altamente contagiosas y exigen una adaptación decidida del sistema para aumentar la capacidad de manejo de casos y evitar que el sistema de salud colapse. 
 
Es necesario que se diseñen las políticas y los protocolos de salud a nivel central, y que se implementen y ejecuten a nivel local. Todos los actores que intervienen para atajar la epidemia necesitan instrucciones precisas. Esto permite que la toma de decisiones sea mucho más rápida, que se implementen de forma inmediata todas las actividades necesarias para reducir la mortalidad y disminuir la extensión de la epidemia y que se utilicen todos los recursos disponibles para la respuesta de la misma.
 
También es prioritario atajar el contagio dentro de las estructuras sanitarias, y que el caso de España no se convierta excepcional precisamente por las cifras de personas contagiadas en sus hospitales. Para ello, se puede implementar la separación de hospitales con casos positivos y sin casos (limpios y sucios) para garantizar la atención a pacientes de otras patologías con menor riesgo de contagio.
 
En MSF ya hemos puesto al servicio de las autoridades sanitarias españolas todo nuestro conocimiento y experiencia en gestión de epidemias y crisis sanitarias para el manejo y control de la epidemia.