Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
21.09.2021
Por Avril Benoît, directora ejecutiva de Médicos Sin Fronteras en Estados Unidos.
 
El gobierno de Estados Unidos debe suspender sus vuelos de expulsión a Haití por motivos humanitarios. La inseguridad que vemos hoy en Puerto Príncipe es la peor que hemos visto en décadas. Los grupos armados han tomado efectivamente el control de amplias zonas de la capital y sus ataques obligan a miles de personas a huir de sus hogares.
 
Más de la mitad de las y los pacientes que llegan a nuestro hospital de Tabarre en Puerto Príncipe, han sufrido heridas de bala que ponen en peligro su vida, a menudo por armas de fuego de alta potencia que han proliferado por toda la ciudad.
 
Los enfrentamientos armados en dos barrios, Martissant y Cité Soleil, nos obligaron este año a trasladar los programas médicos que llevábamos a cabo desde hace tiempo a otras áreas de Puerto Príncipe. Muchas personas que huyen de la violencia viven en campos dentro de la ciudad en terribles condiciones.
 
Es inconcebible devolver a las personas migrantes contra su voluntad a una situación de incertidumbre y peligro mortal. Además de esto, la región sur de Haití sufrió un terremoto hace menos de seis semanas, dañando y abrumando un sistema de salud ya sobrecargado. Cuando las personas buscan seguridad en Estados Unidos, subirlas en aviones y obligarlas a entrar en este contexto es más que inhumano.