Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
12.01.2022
Seis meses después del asesinato de nuestros compañeros María, Tedros y Yohannes, siguen sin estar claras las circunstancias y las responsabilidades. 
 
El 24 de junio de 2021, María Hernández, de 35 años, nuestra coordinadora de emergencias; Yohannes Halefom Reda, de 32 años, nuestro coordinador adjunto; y Tedros Gebremariam, de 31 años, nuestro conductor, se desplazaban por la región de Tigray cuando perdimos el contacto con ellos. El 25 de junio, fueron encontrados sin vida a una distancia de entre 100 y 400 metros de su vehículo.
 
La Presidenta de MSF España, Paula Gil, explica lo que sabemos hasta ahora sobre las circunstancias de sus asesinatos y lo que MSF ha hecho para comprender mejor lo ocurrido. 
 

¿Qué sabe MSF hasta ahora sobre las circunstancias del asesinato de María, Tedros y Yohannes?

Durante los últimos seis meses, hemos hecho todo lo posible por entender lo que les ocurrió, entablando un contacto continuo con las partes del conflicto. Nos hemos reunido en múltiples ocasiones con varios Ministerios de la República Democrática Federal de Etiopía (RDFE) para asegurarnos de que se investigan sus asesinatos y se nos comunican los resultados. Hemos hecho las mismas peticiones al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (FLPT).
 
Además, como parte de nuestra práctica interna habitual tras incidentes críticos de seguridad, hemos recopilado y analizado información que nos ha permitido reconstruir la ruta que siguió el coche de MSF, así como el lugar y la hora del incidente y algunas de las circunstancias materiales del asesinato. 
 
Lo que sabemos hasta ahora, basándonos en los resultados preliminares de esta revisión interna, es que, el 24 de junio, María, Tedros y Yohannes se dirigían desde Abi Adi hacia el sur para buscar y recoger a personas heridas en las zonas afectadas por intensos combates entre la RDFE, sus aliados y el FLPT. El equipo de MSF en Abi Adi había recibido información previa referente a un gran número de heridos en Shoate Egum, una aldea cercana al lugar del incidente. A poco más de una hora de viaje el vehículo se detuvo. Los cuerpos de nuestros compañeros fueron encontrados más tarde a una distancia de entre 100 y 400 metros del coche y sus lesiones mostraban que los tres habían sufrido múltiples disparos a corta distancia. 
 
El tipo de heridas sufridas por nuestros compañeros no correspondían a las que hubieran resultado de un fuego cruzado, y confirman que fue un asesinato intencionado de tres trabajadores de ayuda humanitaria. Cada uno de ellos era claramente reconocible como civil y trabajador humanitario en el momento del incidente. El vehículo, claramente identificado con el logotipo de MSF y dos banderas de la organización, recibió numerosos disparos y fue incendiado.
 

¿Qué está pidiendo MSF a las partes del conflicto para entender mejor lo sucedido y asegurarse de que no se repita?

Nuestras conversaciones siguen en curso, pero a partir de nuestras reuniones de agosto, noviembre y diciembre de 2021, los representantes de la RDFE han confirmado que se está realizando una investigación del ataque. MSF también ha pedido al FLPT que lleve a cabo una investigación y que comparta los resultados. Todavía no se hemos recibido resultados finales de estas investigaciones. 
 
Por nuestra parte, compartimos los resultados preliminares de nuestro análisis interno a nivel ministerial con la RFDE. A cambio, pedimos aclaraciones sobre la presencia y participación de las Fuerzas Armadas en el momento y en el lugar preciso del incidente. Explicamos que estas aclaraciones forman parte de nuestro deber con las familias de los fallecidos y con nuestro personal, para darles respuestas sobre lo que les ocurrió a sus seres queridos y compañeros. Hemos hecho la misma petición al FLPT.
 
Solicitamos un canal de comunicación directo entre MSF y las Fuerzas Armadas etíopes y sus aliados, tanto a nivel federal como regional. Esto nos permitiría compartir detalles de nuestras instalaciones y de los movimientos de nuestros equipos y garantizar que las Fuerzas Armadas entienden y respetan las actividades para salvar vidas que realizan los equipos de MSF.
 
Y aunque apreciamos el diálogo constructivo que hemos mantenido hasta la fecha con la RDFE, también hemos transmitido nuestra preocupación por las declaraciones públicas realizadas contra las organizaciones humanitarias que han afectado directamente a su seguridad. En Etiopía, nuestros equipos han sido regularmente objeto de acoso, de graves amenazas y de detenciones. Con el fin de atender las importantes necesidades médicas a las que se enfrenta el pueblo etíope en todo el país, reiteramos nuestro llamamiento a la RDFE para que apoye públicamente el trabajo de las organizaciones humanitarias; es un paso crucial para construir la aceptación de la comunidad y para permitirnos seguir proporcionando asistencia médica vital en todo el país. 
 

¿Cuál es la situación actual de las actividades de MSF en Etiopía?

Tras el asesinato de nuestros colegas en junio de 2021, MSF tuvo que tomar la dolorosa decisión de suspender algunas actividades en la región de Tigray, en las ciudades de Abi Adi, Adigrat y Axum. En julio, el Gobierno de Etiopía suspendió las actividades de MSF en Amhara, Gambela, el noroeste de Tigray (Shire y Sheraro) y en la Región Somalí durante tres meses. Esta suspensión se levantó en octubre, aunque no nos ha sido posible reanudar esos programas médicos, debido principalmente a la situación de seguridad y a los obstáculos administrativos. 
 
En noviembre, al declararse el estado de emergencia en Etiopía, MSF tuvo que suspender otras actividades médicas en otras partes del país donde creemos que ya no es posible trabajar con seguridad. En la actualidad, MSF sigue brindando atención médica a pacientes en Afar y en la región de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNPR), y realiza donaciones puntuales de material médico en Amhara, Gambela y la Región Somalí.
 
En la actualidad, a pesar de la magnitud de las necesidades humanitarias a las que se enfrenta el pueblo en muchas regiones del país, MSF aún no puede reiniciar y ampliar su respuesta para atender esas necesidades. Por ello, seguimos comprometidos con la RDFE y todas las demás partes del conflicto, a la espera de los resultados de nuestras conversaciones con ellos y para encontrar una base común y acordada para prestar con seguridad la tan necesaria asistencia médica imparcial a la población etíope, afectada por el conflicto y otras crisis.
 

Este olivo se encuentra en nuestra oficina en Barcelona. Está dedicado "A todas las  personas que arriesgan su vida para ofrecer ayuda a quien más la necesita. A quienes la han perdido en esta labor. A María, Tedros y Yohannes. 24 de junio de 2021, Tigray, Etiopía. Caminan a nuestro lado en los momentos más duros y en los más dulces, en tiempos de tristeza y de alegría".