20.01.2020
Médicos Sin Fronteras (MSF) insta a Gavi a aumentar sus esfuerzos para asegurar que los 55 millones de niños y niñas que no tienen acceso a vacunas contra la neumonía estén protegidos frente a una enfermedad que causa más del 25% de todas las muertes en menores de 5 años en el mundo. La petición de MSF llega cuando se cumplen 20 años del nacimiento de la Alianza de Vacunas (Gavi) y esta iniciativa público-privada realiza un llamamiento para la recaudación de fondos.
 
En diciembre de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que certificaba la calidad de la primera vacuna alternativa contra la neumonía fabricada por el Serum Institute de India. Esta versión más barata constituye una alternativa a las versiones de Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK), que hasta ahora habían sido las dos únicas vacunas antineumocócicas disponibles en todo el mundo. Se espera que la nueva vacuna, la primera frente a la neumonía producida por un fabricante de un país en desarrollo, sea más asequible que las versiones de los dos gigantes farmacéuticos y tenga un precio 30% más bajo. Así mismo, la nueva vacuna será más asequible para los países de ingresos medios que constituyen la mayoría de los 50 estados que aún no han comenzado a suministrar la vacuna contra la neumonía debido, sobre todo, a su alto precio.
 
“Hemos estado trabajando durante la última década para obtener un acceso asequible a la vacuna contra la neumonía para nuestros pacientes y estamos muy animados de que finalmente haya una versión más asequible. Toda la comunidad que trabaja en vacunación necesita mover montañas para asegurarse de que cada país pueda comenzar a proteger a todos sus niños contra la neumonía, especialmente ahora que finalmente hay una vacuna que no arruinará los presupuestos de salud de los países a largo plazo", dijo Kate Elder, Asesora Política de Vacunas para Personas Mayores en la Campaña de Acceso de MSF. "Ahora no hay excusa: Gavi, la OMS, UNICEF y la Fundación Gates tienen un papel importante que desempeñar para asegurarse de que hasta el último niño esté protegido contra esta enfermedad mortal".
 
Hace unos diez años, Gavi lanzó un programa especial para estimular el desarrollo de vacunas contra la neumonía que satisfagan las necesidades de los países en desarrollo y para acelerar el despliegue de esta vacuna que salva vidas en los países más pobres del mundo. Este programa (llamado Compromiso de Mercado Avanzado) incluía una subvención especial para completar el precio base cobrado por cada farmacéutica por la vacuna contra el neumococo. Hasta ahora, Pfizer y GSK han obtenido más de $ 1,200 millones de dólares del subsidio de $1,500 millones de dólares, y MSF ahora insta a que los $262 millones de dólares restantes no se paguen a Pfizer y GSK, sino que se usen para introducir la nueva vacuna más asequible en los países.
 
 
Pfizer y GSK han ganado un total de $50 mil millones de dólares a nivel mundial en ventas de la vacuna contra la neumonía hasta la fecha, y han reducido su precio a Gavi mínimamente en la última década. La vacuna contra la neumonía representa por sí sola el 44% del presupuesto de vacunas de Gavi que incluye la financiación de 12 vacunas diferentes.
 
Más allá de los países elegibles para recibir el apoyo de Gavi se encuentran docenas de países de ingresos medios que han tenido dificultades para introducir la vacuna contra la neumonía en sus programas de inmunización. Si bien el precio mundial más bajo para la vacuna es de US $8.70 por niño (para los países más pobres del mundo), se espera que la nueva vacuna tenga un precio de US $ 6 por niño, los países de ingresos medios donde trabaja MSF, como Filipinas y Líbano, han sido obligados a pagar tanto como US $49 y US $245 para vacunar a un niño, respectivamente, por lo que es prohibitivo para estos países usar la vacuna.
 
"Gavi podría haber hecho mucho más a lo largo de los años para presionar a Pfizer y GSK a reducir el precio de la vacuna contra la neumonía, de modo que no consumiera una porción tan enorme de su presupuesto y los gobiernos tuvieran una mejor oportunidad para sostener sus programas a largo plazo", subraya Elder. “Ahora es el momento para que la comunidad mundial de vacunas - Gavi, OMS, UNICEF y la Fundación Gates - lo compensen y pongan todo su peso detrás de la introducción de esta vacuna más asequible para que beneficie a los bebés tanto en los países más pobres del mundo, así como en lugares donde los bebés y los niños aún no la reciben”.