21.09.2020

En Médicos Sin Fronteras (MSF) hemos reanudado las admisiones en nuestro hospital de atención para personas con quemaduras en el área de Drouillard en Puerto Príncipe, Haití, después de transformarlo en un centro de tratamiento de COVID-19 desde mediados de mayo y hasta principios de agosto.

Desde el 27 de agosto, más de 30 pacientes con quemaduras han sido examinados en el hospital, 10 de ellos han sido admitidos. "El tipo de quemaduras que vemos son muy comunes en Haití", explica Torianne Mason, coordinadora del hospital Drouillard de MSF. "Muchos de nuestros pacientes provienen de zonas urbanas donde las precarias condiciones de vida aumentan el riesgo de accidentes domésticos".

El hospital Drouillard de MSF es el único especializado en el tratamiento de quemaduras en Haití. Cuando sirvió como centro de tratamiento de COVID-19, un equipo móvil de MSF apoyó a otras instalaciones médicas en Puerto Príncipe para atender a pacientes con quemaduras.

Después de una quemadura, la persona debe acudir al hospital lo más pronto posible y no aplicar ningún producto a las heridas. Al llegar al hospital, el paciente es atendido por un equipo de cirujanos(as), médicos(as), enfermeros(as), trabajadores(as) de salud mental, trabajadores sociales y fisioterapeutas. "Dependiendo de la profundidad y extensión de las quemaduras, puede ser necesario hacer injertos de piel y realizar apósitos regulares y otros cuidados hasta que la herida sane", dijo el Dr. Erneau Mondesir, director médico del hospital.

Después de su alta, MSF sigue atendiendo a los pacientes en consultas externas. A menudo se necesita apoyo psicológico y social, ya que los pacientes pueden tener dificultades para aceptarse a sí mismos y adaptarse a la vida después de una quemadura, según comenta el Dr. Mondesir.

Durante los casi tres meses que el hospital sirvió como centro de tratamiento de COVID-19, brindamos 333 consultas médicas, y de esas, 192 fueron admitidas con síntomas severos. Después de un pico de admisiones en mayo, el número de pacientes hospitalizados en el centro de tratamiento de COVID-19 se estabilizó y disminuyó en julio.

"Como organización médica y humanitaria, adaptamos nuestras actividades, en consulta con las autoridades sanitarias, para tratar a pacientes con casos graves de COVID-19 durante un periodo crítico", explica Aline Serin, responsable de la misión de MSF. "La disminución de las admisiones por COVID-19 y el aumento de la capacidad de otros actores médicos nos permitió volver a centrarnos en la atención de pacientes con quemaduras graves, que sigue siendo una necesidad médica muy importante en Haití".

Mientras la pandemia por COVID-19 continúa en el país, desde MSF seguimos aplicando medidas de prevención y control de infecciones (PCI) para proteger al personal y a los pacientes en nuestros centros de salud. Las personas con síntomas de COVID-19 pueden seguir acudiendo al centro de emergencias de MSF en Martissant, donde los equipos médicos de MSF pueden evaluar su estado y ofrecer el asesoramiento adecuado.