08.02.2017
N’djamena, Chad/Berlín, Alemania, 9 de febrero de 2017 – Un brote de hepatitis E se intensifica en la región de Salamat, en el sudeste de Chad, informó hoy la organización médico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF).
 
Desde septiembre, MSF ha tratado 885 pacientes con síntomas agudos de ictericia, con cifras que se acrecentaron hasta un promedio de 60 casos nuevos por semana. La ictericia, que comúnmente lleva a una coloración amarillenta de la piel y los ojos, puede indicar que una persona tiene hepatitis E. Al día de hoy, 70 pacientes presentan casos confirmados de hepatitis E (HEV RDT+) mientras que otros 64 han sido hospitalizados y once fallecieron, entre ellos cuatro mujeres embarazadas.
 
La hepatitis E se transmite de una persona a otra, principalmente a través de agua contaminada y en áreas donde el acceso al agua segura es limitado.
 
MSF llama a todas las agencias humanitarias y de desarrollo presentes en Chad a intensificar el tamaño y la velocidad de sus esfuerzos para asegurar una respuesta efectiva al brote de hepatitis en Am Timan”, dice Rolland Kaya, coordinador general de MSF en Chad. “Más actores son necesarios para implementar acciones preventivas incluyendo agua y saneamiento, especialmente cuando la frecuencia de casos se está incrementando en la región de Salamat, y no sólo en la ciudad de Am Timan”.
 
 
Tras la identificación de los primeros casos de hepatitis E hace cinco meses, MSF ha llamado repetidamente a otras organizaciones a responder colectivamente a la emergencia.
 
Hasta el momento, la escasa respuesta provista por otros actores ha sido mínima en términos de cantidad, calidad y tiempo. Se requiere una intervención más consistente de manera urgente, especialmente en el área de agua y saneamiento. Sin una intensificación inmediata del apoyo de otras agencias, y el gobierno de Chad, MSF no puede hacer frente a este creciente brote por su cuenta.
 
"Como organización médica, no suele ser el trabajo de MSF intervenir a gran escala en las actividades de cloración de agua, pero sin otras opciones para ayudar a detener la propagación del virus, nos vemos obligados a cubrir este vacío", dice Rolland Kaya, coordinador general de MSF en Chad. "Una vez más, alentamos al Ministerio de Salud Pública de Chad a que declare la epidemia del actual brote de hepatitis E para permitir el lanzamiento de una respuesta adecuada".
 
 
Más de 600 integrantes del equipo de MSF han estado trabajando para detectar nuevos casos, tratar a pacientes y mejorar el suministro de agua y saneamiento en la ciudad de Am Timan, incluyendo la cloración en las torres de agua de la ciudad. La cloración es una parte fundamental en la respuesta de emergencia para prevenir brotes de enfermedades transmitidas por el agua tales como la hepatitis E.
 
Además de la respuesta médica en el hospital de Am Timan, MSF ha lanzado una campaña de cloración de recipientes a gran escala en los 72 puntos de abastecimiento de agua dentro de la ciudad de Am Timan y el personal de MSF está organizando sesiones educativas para explicar la importancia del lavado de manos con jabón y usar agua clorada en puntos de agua designados.
 
MSF ha estado trabajando en Chad desde 1981. Antes del brote actual de hepatitis E, MSF gestionaba programas médicos regulares en Am Timan y en Moissala. A principios del año pasado, MSF lanzó una respuesta nutricional de emergencia en Bokoro donde, en colaboración con el Ministerio de Salud, MSF gestionó 15 clínicas móviles ambulatorias y un centro ambulatorio de nutrición terapéutica intensiva en el hospital de Bokoro para tratar a niños desnutridos. MSF también lanzó una respuesta de emergencia en marzo de 2015 en la región del Lago Chad para personas desplazadas a causa de la violencia de Boko Haram. Los equipos que se encuentran en Baga Sola y Bol continúan proporcionando asistencia a las personas alrededor del lago Chad.