30.09.2019
"Estamos indignados por los episodios en el campo de refugiados de Moria y la muerte de al menos dos personas, una madre y un niño, como resultado de un incendio en la instalación.
 
Nuestros equipos médicos en la clínica en las afueras de Moria han atendido a 21 heridos después de que, inmediatamente después del incendio, estallaran enfrentamientos.
 
Nadie puede denominar el incendio de ayer y estas muertes como un accidente. Esta tragedia es el resultado directo de una política brutal que atrapa a 13,000 personas en un campo preparado para 3,000. Las autoridades europeas y griegas que confinan a estas personas en estas condiciones son responsables de que se repitan estos episodios dramáticos. Ya es hora de detener el acuerdo entre la UE y Turquía y esta política inhumana de contención y de que se proceda a la evacuación urgente de las personas de este infierno en el que se ha convertido Moria”, Marco Sandrone, coordinador de Médicos Sin Fronteras en Lesbos.