01.01.2019
Una historia de supervivencia frente al tsunami del pasado 22 de diciembre en el estrecho de la Sonda, Indonesia.
 
 
"Estaba tomando un baño cuando el tsunami golpeó. El clima estaba demasiado húmedo para mí ", narró Elis, una madre de 30 años que también está embarazada de 7 meses.
 
Elis y su familia se encontraban en su casa cuando el tsunami golpeó la costa del estrecho de la Sonda, en ese fatídico 22 de diciembre de 2018. Su hogar estaba ubicado en las costas de Laba Kampong, en la aldea de Cigondang, distrito de Labuan Sub. Vivían justo al lado de la casa de sus padres.
 
Cuando llegó la primera ola, el esposo de Elis, Purwanto, gritó: "¡Tsunami! ¡Tsunami! ”Lanzó la advertencia a Elis y corrió hacia su hija y a sus suegros, que estaban en la casa de al lado, para que pudieran buscar seguridad.
 
“Cuando mi esposo gritó, me puse la ropa tan rápido como pude. Cuando regresaba a la casa para ayudarme, una segunda ola más grande, golpeó nuestra casa", explicó.
 
La fuerte ola, más alta que un poste de energía cercano y de aproximadamente 7 a 12 metros de altura, destruyó su casa y la redujo a escombros. Purwanto, de 35 años, se lesionó cuando su muslo izquierdo fue golpeado por el techo de lámina de su casa. Elis estaba dentro de la casa atrapada por un armario y un escritorio, y los escombros que quedaban de la casa.
 
“Me esforcé por proteger mi vientre para que no fuera golpeado por nada. No pude ver a mi hija. No pude ver a mi mamá y ni a mi papá. Lo que escuché fue la voz de mi esposo que me llamaba", narró.
 
Afortunadamente, incluso lesionado, Purwanto pudo salvar a Elis. Sin embargo, al no poder encontrar a su hija y a sus ancianos padres, se vieron obligados a alejarse de su hogar destruido y dirigirse al centro de salud de Labuan, mientras pensaban que los miembros de su familia podrían estar muertos.
 
 

El tsunami separó a la familia de Elis.

Elis y Purwanto caminaron 2 kilómetros hacia el centro de salud en Labuan. En el camino, se encontraron con un hombre en una motocicleta que les ofreció un viaje hasta la clínica.
 
Una vez allí, vieron a muchas personas lesionadas y esperando tratamiento. Mientras esperaban, siguieron intentando obtener información sobre su familia.
 
"Esa noche, finalmente nos enteramos de que nuestra hija estaba a salvo y que estaba con mi hermana", narró Elis con alivio.
 
Al día siguiente, Elis y Purwanto se encontraron con la mamá y el papá de Elis, quienes también resultaron heridos. "Gracias a Dios, los miembros de nuestra familia estaban a salvo a pesar de sus lesiones", suspiró Elis.
 

El apoyo de Médicos Sin Fronteras (MSF) a las víctimas del tsunami

Elis y su esposo fueron atendidos por el equipo de MSF en el centro de salud de Labuan. "Conocí a Ibu Dina (la partera de MSF) y al doctor Santi en el Centro de Salud de Labuan el domingo", recordó Elis. “Revisaron mi condición y la del bebé. Tenía moretones con un poco de hinchazón en casi todo el cuerpo. Pero gracias a Dios, mi bebé está bien", dijo con una sonrisa.
 
El equipo de MSF que asistió a Elis se hizo cargo de su atención médica. Se quedó en el Centro de Salud de Labuan durante los siguientes tres días. Mientras tanto, remitieron a Purwanto y la madre de Elis al hospital en Pandeglang porque sus lesiones eran bastante graves. Su padre también fue remitido al mismo hospital debido a una lesión en su mano izquierda.
 
Desde febrero de 2018, MSF ha estado trabajando en el distrito de Pandeglang en un proyecto de salud para adolescentes desarrollado en colaboración con el Ministerio de Salud de Indonesia. Horas después del tsunami, el equipo médico de emergencia de MSF visitó e inmediatamente apoyó a los centros de salud en Labuan y Carita, dos de las áreas más afectadas.
 
MSF también ha estado operando una clínica móvil para llegar a los centros de evacuación o refugios, así como a las comunidades de acogida en Labuan y Carita. La mayoría de las personas que se encuentran en estas áreas no habían podido acceder a los servicios médicos y sus heridas no habían sido tratadas. 
 
En el octavo día de la respuesta de MSF, el equipo de MSF visitó a Elis y su familia en la casa de su hermana mayor, donde permanecían temporalmente después de que Elis saliera del centro de salud y después de que su esposo y sus padres salieran del hospital.
 
El equipo revisó las lesiones de Elis, Purwanto y de sus padres para reemplazar sus sus vendajes. "Realmente queremos tener un nuevo lugar pronto. Sé que es estresante ahora, pero no quiero que mi trauma afecte a mi bebé. Estoy bien ahora", dijo Elis.
 
 
El tsunami afectó a cinco distritos en las provincias de Banten y Lampung en Indonesia. Entre estos, el distrito de Pandeglang fue el más afectado. La Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica (BMKG, por sus siglas en inglés) confirmó que el tsunami fue causado por la erupción del volcán Anak Krakatoa, que provocó un desprendimiento de tierra bajo el agua.
 
El 28 de diciembre de 2018, a las 01:30 pm, la Agencia Nacional de Gestión de Desastres de Indonesia (BNPB) informó que el número de personas desplazadas en la actualidad es de 40,386, más del 80 por ciento de los cuales son desplazados provenientes del distrito de Pandeglang, en la provincia de Banten. El número de muertos ha aumentado a 426; actualmente se reportan 7,202 heridos; 23 personas desaparecidas y 1,296 casas dañadas.