Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
04.10.2021
En el barrio de Ciudad Sadr, en Bagdad, Irak, Ihsan Ali se sienta con sus cuatro hijos en su casa. El hombre de 44 años de edad está disfrutando la compañía de su familia después de pasar semanas aislado de ellos. Ihsan ya había tenido tuberculosis (TB) un par de veces, pero más recientemente fue diagnosticado con una forma de la enfermedad resistente a múltiples medicamentos.
 
Las y los pacientes con tuberculosis generalmente experimentan síntomas graves que afectan en gran medida sus vidas, incluyendo tos severa, dolor en el pecho, significativa debilidad, pérdida repentina de peso y fiebre. Cuando los casos no son complicados, la tuberculosis es curable, pero las personas deben soportar largos meses de tratamiento con medicamentos agresivos. La tuberculosis también puede volverse resistente a esos medicamentos y evolucionar a una forma multirresistente de la enfermedad (TB- MDR).
 
La resistencia a medicamentos surge cuando las medicinas para la tuberculosis se usan de manera inapropiada, por prescripción incorrecta por parte de proveedores de atención médica, cuando se usan medicamentos de mala calidad o cuando los pacientes no cumplen con los tratamientos prescritos. Hasta hace poco, la única manera de tratar la TB-MDR era con potentes medicamentos orales e inyectables. Este régimen de tratamiento tarda hasta dos años y puede causar efectos secundarios graves como sordera, daño renal y enfermedades psicológicas severas.
 
 
 

Un mejor tratamiento para pacientes con TB-MDR

En Irak, Médicos Sin Fronteras (MSF) apoya al Instituto Nacional Iraquí de Tuberculosis para detectar y diagnosticar TB y TB-MDR.
 
MSF también introdujo un régimen de tratamiento innovador para pacientes con TB-DR, que implica el uso de dos nuevos medicamentos, la bedaquilina y la delamanida. Este nuevo régimen recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye medicamentos totalmente orales, eliminando la necesidad de dolorosas inyecciones, a las que pacientes con TB- MDR tenían que someterse. Estos nuevos medicamentos también han demostrado tasas superiores de adherencia en las y los pacientes y mayor éxito en el tratamiento de la TB-MDR en un periodo más corto y con menos efectos secundarios para los pacientes.
 
“Durante mis infecciones anteriores, fui tratado con medicamentos inyectables todos los días, y me provocaban muchos efectos secundarios”, relata Hameeda, una abuela de 65 años que tuvo TB-MDR. “Tenía mucha comezón en el cuerpo, y había desarrollado moretones en mi piel. Pero desde que empecé a tomar tabletas orales, me sentí mejor. Las tabletas siguen lastimando mi estómago, pero son mucho mejores, y tengo menos efectos secundarios en comparación con las inyecciones”. Hameeda es una de las primeras pacientes iraquíes en curarse por completo de la enfermedad tras completar este nuevo régimen de tratamiento.
 
“Nos llena de felicidad ver que seis pacientes iraquíes con TB-MDR completaron su tratamiento y se han curado. Y, en agosto de 2021, tenemos a 93 pacientes todavía bajo tratamiento”, explica Hemant Pangtey, asesor médico del proyecto de MSF en Bagdad, que supervisa al grupo de pacientes con TB-MDR.
 
MSF comenzó a implementar este nuevo régimen de medicamentos para tratar a pacientes con TB-MDR en Irak en 2020, en asociación con el Instituto Nacional de Tuberculosis. Más adelante, en ese año, se le reconoció oficialmente como el régimen de tratamiento para todos los y las pacientes con TB-MDR en el país. Actualmente, a todos los pacientes nuevos diagnosticados con TB-MDR en el país se les trata con el nuevo régimen oral, con solo algunas excepciones basadas en requisitos médicos.
 
Cuando me dijeron que tenía una forma de tuberculosis multirresistente, el personal médico del Instituto Nacional de Tuberculosis me informó sobre este nuevo régimen de medicamentos que necesita tomarse por vía oral”, dijo Ihsan. “Acepté de inmediato ya que no quería volver a ponerme dolorosas inyecciones todos los días. He estado en este régimen de medicamentos durante casi 10 meses y lo estoy haciendo muy bien. Las pastillas que estoy tomando son una bendición en comparación con las inyecciones”.
 
 
 

Aliviando el sufrimiento diario

Las y los pacientes con cualquier forma de tuberculosis enfrentan muchos desafíos en sus vidas personales debido a su condición médica. En la fase inicial de la enfermedad, son infecciosos y deben aislarse a sí mismos para evitar contagiar a otros, lo que suele afectar su salud mental como su sustento.
 
“Antes de enfermar, solía trabajar como portero, pero debido a mi enfermedad ya no puedo trabajar más. No podemos permitirnos muchas cosas”, dice Ibrahim Mohammed, padre de ocho hijos del suburbio de Bagdad de Ciudad Sadr. Tiene TB-MDR y se encuentra actualmente en la etapa infecciosa de la enfermedad. “La mayoría del tiempo, solo podemos pagar la comida, y esa proviene principalmente del trabajo de mi hijo, él también es portero”.
 
MSF brinda apoyo a pacientes con TB-MDR para disminuir la carga financiera del tratamiento y para alentar a las personas a que asistan a sus citas de seguimiento según lo aconsejen sus proveedores de atención médica. Esto incluye proporcionar subsidios de transporte hacia y desde el Instituto Nacional de Tuberculosis, así como canastas de alimentos para quienes, como Ibrahim, no pueden trabajar mientras están enfermos.
 
Pero nuestros equipos tienen como objetivo dar un paso más en nuestros proyectos para pacientes con TB-MDR en Irak. “El objetivo actual es descentralizar el tratamiento para que las personas no tengan que viajar a Bagdad para beneficiarse de él,” explica Pangtey. “Hasta ahora, las y los pacientes de todo Irak han tenido que venir aquí para obtener sus medicamentos y atención de seguimiento. Queremos que esto cambie. Superar la tuberculosis es difícil y doloroso. Sufrir de esta forma de la enfermedad, resistente a múltiples medicamentos, es aún más complicado de tratar. Por lo tanto, queremos facilitar el proceso de tratamiento para las y los pacientes en todo lo que podamos y, junto con el Instituto Nacional de Tuberculosis, hemos dado grandes pasos en esta dirección".
 
Desde junio de 2021, el equipo de MSF ha trabajado de la mano con el NTP y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para brindar capacitación a proveedores de atención médica en varias gobernaciones de Irak sobre la detección temprana, el tratamiento y la atención de seguimiento de la TB-MDR. “Esta descentralización ayudará a las y los pacientes a ahorrar tiempo y dinero, al permitirles acceder a una atención de calidad más cerca de sus hogares", concluye Pangtey. “Esperamos que todos estos pasos ayuden a aliviar su sufrimiento y contribuyan positivamente tanto a su tratamiento como a su vida diaria”.