Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
29.03.2021

Por Omar Ebeid, Coordinador de proyecto de MSF en Bagdad, Irak.

Recientemente vi algo nuevo en la ciudad de Bagdad. En uno de los muchos puestos de control de la ciudad, hombres con batas blancas y mascarillas N95 estaban parados frente a los soldados, verificando si los pasajeros en minivans llevaban sus mascarillas. Los vendedores de cigarrillos que se abren paso entre los autos que esperan habían aumentado la venta de mascarillas quirúrgicas.

Aparte de eso, es difícil ver el efecto que la COVID-19 ha tenido en la ciudad. El dolor que presencio todos los días en el hospital que gestionamos está oculto para la mayoría de las personas que abarrotan las calles, pero ese sufrimiento ahora se ha redoblado porque la población iraquí se encuentra en las garras de una segunda ola salvaje de COVID-19, con Bagdad nuevamente como epicentro.

Desde finales de septiembre hemos admitido alrededor de 350 pacientes críticos y graves, pero 120 han sido admitidos en el último mes. Para hacer frente a esta afluencia, hemos aumentado la capacidad de 36 camas a 51, pero la tasa de mortalidad sigue siendo alarmante. Recientemente, en un solo día, a pesar de los mejores esfuerzos de nuestro equipo, murieron siete pacientes.

Todos estamos cansados, tanto el personal médico como el no médico. El primer pico en Bagdad fue largo, de julio a noviembre, agotando el suministro de oxígeno en la ciudad y dejando al sistema de salud al borde del colapso. El número de casos solo disminuyó brevemente en diciembre y enero antes de aumentar vertiginosamente a partir del mes de febrero.

Hubo 714 casos el 31 de enero y 3 mil 428 el 28 de febrero. El 24 de marzo se registró el mayor número de casos desde el comienzo de la pandemia, 6051, pero es probable que incluso ese número se subestime. El virus no nos dejó mucho tiempo para respirar antes de sumergirnos en esta segunda ola.

 

 

“Las muertes me han afectado mentalmente”, dice el doctor Yassin Hassan, que trabaja con nosotros en cuidados intensivos, “pero trato de superarlas, por el bien de otros pacientes. Escucho música o hablo con mi familia al respecto y luego vuelvo al trabajo".

La falsa esperanza del final de la primera ola lo golpeó con fuerza. "Se levantó el toque de queda y la ciudad volvió a la vida, y luego los números se dispararon nuevamente. Es triste ahora, no tenemos camas para todas las personas".

He estado aquí en Bagdad durante un año, trabajando para ayudar a las autoridades iraquíes con su respuesta al virus. Al principio, comenzamos a trabajar dentro de la unidad de cuidados respiratorios del hospital Al-Kindi, pero rápidamente descubrimos que el hospital no podía hacer frente a la cantidad de pacientes y al estrecho seguimiento que necesitaban. Muchos médicos y médicas de alto nivel solo estaban presentes en el hospital durante un breve período por la mañana, y sus colegas jóvenes a menudo no estaban dispuestos o no podían tomar decisiones sin si ayuda, colocándoles a ellos  y a nosotros en una posición insostenible a medida que avanzaba el brote.

Abrimos nuestra propia unidad en el hospital en septiembre, primero con 24 camas, antes de mudarnos a un nuevo edificio y ampliar la capacidad a 36 camas en diciembre. Encontramos nuevas formas de trabajar con nuestras y nuestros colegas iraquíes y logramos reducir la mortalidad de los casos graves y críticos que estamos tratando.

 

 

Aunque sigue siendo una enfermedad brutalmente mortal en sus formas graves, ahora estamos dando de alta a alrededor de 40 por ciento de nuestros pacientes, una gran mejora en la tasa de sobrevivencia desde que asumimos inicialmente las actividades, pero nunca esperábamos estar todavía aquí, un año después de que comenzáramos lo que pensamos que sería un apoyo temporal al sistema de salud iraquí.

Sin vacunación, el final de la COVID-19 es difícil de ver. Sin embargo, el país ha recibido hasta ahora solo 386 mil dosis de la vacuna, una cantidad totalmente inadecuada para un país de 40 millones de personas. Según el Ministerio de Salud hay alrededor de 216 de integrantes del personal médico, de enfermería y paramédico en el país. Las dosis recién administradas pueden permitir que algunos de esos trabajadores y trabajadoras médicas se vacunen, pero muchos de los médicos y médicas con los que trabajamos no saben cuándo llegará su turno de vacunación y, mientras tanto, nuestros colegas continúan enfermándose.

Si bien se supone que llegarán otras dosis en los próximos meses, es necesario hacer mucho más para ayudar a Irak a llevar las vacunas a sus brazos. El país debe considerarse una de las prioridades a nivel mundial para los esfuerzos de vacunación global, y una prioridad en el Medio Oriente, esta ha sido una de las naciones más afectadas.

Con un sistema de salud debilitado por años de conflicto y sus males asociados, y una economía que lucha a raíz de la caída del precio del petróleo, el gobierno luchará para vacunar a todas aquellas personas que lo necesiten sin la ayuda sustancial de otros países y otras organizaciones internacionales en su distribución. Hasta que eso suceda, seguiremos trabajando para salvar vidas en nuestro hospital. Sin embargo, sabemos que incluso cuando esta ola retroceda, no será el final a menos que la población iraquí obtenga las vacunas que tanto necesita.