24.02.2020
A medida que las protestas continúan sacudiendo la ciudad de Nasiriyah, en el sur de Irak, y capital de la provincia de Dhi Qaar, Médicos Sin Fronteras (MSF) continúa apoyando a los hospitales locales. MSF está ayudando a estas instalaciones a escalar su preparación ante posibles incidentes de víctimas masivas, ya sea debido a la reciente violencia que acompaña a las protestas o cualquier otro evento que provoque una afluencia de heridos.
 
El 1 de octubre de 2019, estallaron protestas a gran escala en Bagdad, la capital iraquí. Pronto, las protestas hicieron eco en otras ciudades del sur del país. En Nasiriya, en los episodios intermitentes de violencia se usó munición real y gas lacrimógeno, dejando a decenas de personas muertas, heridas o mutiladas permanentemente.
 

MSF proporciona capacitación al personal local

 
Desde diciembre de 2019, MSF ha estado apoyando al departamento de urgencias del hospital Al-Hussein. Nuestros equipos están trabajando con personal local experimentado para aumentar la preparación ante incidentes de víctimas masivas y ayudarlos a lidiar con una afluencia repentina de pacientes de manera más eficiente. 
 
También se les ha brindado capacitación adicional sobre atención a casos de trauma para fortalecer aún más las habilidades de los médicos y enfermeras en el departamento de urgencias, enfocándose en lesiones críticas. 
 
Se hicieron adaptaciones a los espacios de trabajo para acomodar a más pacientes y también se ha donado equipo médico a las instalaciones. Adicionalmente, en colaboración con el departamento de salud, MSF capacitó a voluntarios que brindan primeros auxilios y a paramédicos en la ciudad para mejorar sus capacidades para atender a personas heridas. También se donaron botiquines de primeros auxilios a los médicos voluntarios.
 
Más al oeste, en la provincia de Najaf, donde millones de musulmanes provenientes de Irak y más allá convergen en santuarios islámicos para las dos celebraciones de Ashura y Arbaeen anualmente, que a veces resultan en estampidas, MSF también ha brindado apoyo a los centros de salud locales.
 

Entrenamientos para lidiar con las afluencias masivas de heridos

 
En este lugar también se han realizado manifestaciones durante los últimos meses. MSF ha estado brindando capacitaciones para gestionar el plan de incidentes con víctimas masivas (MCIP, por sus siglas en inglés) al personal local en el hospital general Al-Hakim, el hospital de enseñanza Al-Sadr y el hospital central Al-Furat, ayudando a estas instalaciones a lidiar mejor con las afluencias abruptas de pacientes.
 
"Independientemente de las manifestaciones actuales en la provincia, a menudo se presentan incidentes de víctimas masivas en Najaf”, explica el Dr. Mohammed Ali, de MSF. "Un plan para incidentes con víctimas masivas es un proceso multidisciplinario que involucra áreas médicas y no médicas dentro y fuera de las instalaciones de salud, que deben coordinarse en medio de la inestabilidad".
 
El Dr. Ali, quien supervisó la capacitación, explica además que "el enfoque está en evitar transmitir el caos de la escena del incidente a la sala de urgencias del hospital, y en habilitar las instalaciones para que sean capaces de brindar atención médica a pacientes de urgencias sin ningún obstáculo".
 
 

MSF responde y apoya a los hospitales durante las protestas

 
Estos hospitales en Nasiriyah y Najaf son dos, entre muchos en el país, que se han visto inundados por un gran número de personas heridas en los últimos meses; pero la capital, Bagdad, donde se encendió la primera chispa de las protestas, ha tomado la peor parte de la violencia.
 
“Desde el primer día de las protestas, MSF siguió de cerca la situación en Bagdad y contactó a las instalaciones de salud locales para identificar sus necesidades", explica Shaukat Muttaqi, Jefe de Misión de MSF en Irak. "Apoyamos a algunos con donaciones de suministros médicos de emergencia".
 
En el hospital más cercano a la plaza Al-Tahrir, en el corazón de las protestas en Bagdad, se estableció una unidad de servicios de urgencias improvisada en colaboración con el personal local para evaluar la gravedad de las heridas y atender o derivar a los pacientes a otros hospitales de la ciudad. .
 
Mientras tanto, la capacidad del Centro de Rehabilitación Médica de Bagdad (BMRC, por sus siglas en inglés) se incrementó de 20 a 30 camas para recibir a más pacientes que son remitidos a la instalación después de someterse a cirugías en otros hospitales de la ciudad. Allí, los pacientes se benefician de la fisioterapia temprana, atención postoperatoria y apoyo en salud mental para aliviar y tratar la carga psicológica de sus lesiones.
 
Médicos Sin Fronteras (MSF) trabaja en Iraq desde 1991. Con más de 1,500 empleados en el país, MSF brinda atención médica gratuita y de alta calidad a todas las personas, independientemente de su raza, religión, género o afiliación política.
 
MSF ofrece atención médica primaria y secundaria, servicios para mujeres embarazadas y madres primerizas tratamiento para enfermedades crónicas, cirugía y rehabilitación para heridos de guerra, apoyo de salud mental y actividades de educación para la salud. Actualmente trabajamos en las provincias de Diyala, Nínive, Kirkuk, Bagdad, Najaf y Dhi Qar.