20.12.2017
Los cirujanos de nuestro hospital de cirugía reconstructiva con sede en Amman operan a víctimas de conflictos en el Medio Oriente cuyas heridas son causadas por explosiones de bombas, balas, metralla y quemaduras. La investigación y la innovación son una parte importante del programa del hospital.
 
El hospital de cirugía reconstructiva de MSF en Amman, Jordania, ha ayudado durante más de 10 años a sanar los cuerpos y las mentes de los pacientes con heridas de guerra. "Cuando abrimos este hospital, nadie pensó que íbamos a quedarnos 10 años", dice Marc Schakal, jefe de misión de MSF para el programa de cirugía reconstructiva. "Pero después de 4,500 admisiones y más de 11,000 intervenciones quirúrgicas, está claro que tenemos trabajo para los próximos 10 años, y un hospital no es suficiente".
 
Además de beneficiarse de la cirugía ortopédica, maxilofacial o plástica y de quemaduras, los pacientes también reciben fisioterapia y consejería de salud mental.
 

Un equipo de expertos 

 
El equipo quirúrgico está formado por cuatro cirujanos ortopédicos, un cirujano maxilofacial y un cirujano plástico, todos de Iraq o Jordania. Como resultado del tratamiento regular de lesiones relacionadas con la guerra, los cirujanos en el hospital han desarrollado una experiencia y habilidades únicas. En conjunto con la fisioterapia, la cirugía reconstructiva tiene como objetivo restaurar la funcionalidad y la movilidad de los pacientes cuyos cuerpos y vidas han sido alteradas por las armas de guerra.
 
Originalmente, abrimos el programa en Ammán para tratar a los iraquíes heridos de guerra sin acceso a una atención médica adecuada. A medida que la violencia se extendió por la región, con la Guerra de Gaza 2008 y la Primavera Árabe en 2011, comenzamos a admitir pacientes de Siria, Libia, Yemen y Palestina. En esos países, la destrucción de estructuras sanitarias clave, la falta de personal médico y el empobrecimiento de las poblaciones han limitado drásticamente las posibilidades de recuperación para las víctimas de los conflictos.
 
 

Investigación e innovación

 
Más del 50% de los pacientes llegan con infección crónica y más del 60% de estas infecciones son resistentes a múltiples medicamentos. En 2015, el programa de cirugía reconstructiva estableció un laboratorio de microbiología en el hospital para mejorar la calidad de las intervenciones médicas de MSF para pacientes con complicaciones infecciosas de lesiones por conflicto. También tiene como objetivo proporcionar una guía para el manejo de infecciones ortopédicas resistentes que enfrentan otros proveedores médicos regionales.
 
El hospital también gestiona un programa de administración de antimicrobianos para promover el uso óptimo de antibióticos en los hospitales para ayudar a combatir la amenaza mundial cada vez mayor de infecciones resistentes a los antibióticos. Esto se logra a través de la implementación de lo que se conoce como "las cuatro D": el medicamento correcto, la dosis correcta, la duración correcta y la disminución de la terapia con antibióticos.
 

Prótesis impresas en 3D

 
La implementación de un proyecto de impresión 3D se introdujo en el programa de cirugía reconstructiva a través de la Fundación MSF a principios de 2017. Su objetivo es diseñar y producir prótesis para amputados de miembros superiores como una alternativa a las prótesis convencionales, así como acceder a la viabilidad de otras Dispositivos prostéticos y de rehabilitación impresos en 3D.
 
Aunque hay muchas opciones de prótesis para los amputados de las extremidades inferiores, hay poco disponible para los miembros superiores. El equipo de impresión 3D apunta a dirigirse a esta población ofreciendo prótesis personalizadas, más livianas y más baratas, que son potencialmente significativamente más rápidas de producir que las extremidades artificiales tradicionales.
 
Este nuevo sitio web visibiliza las historias de los pacientes en nuestro hospital de cirugía reconstructiva y sus largos y complejos viajes de recuperación: