18.10.2018

 

Heidi Mitton, directora de actividades de salud mental de MSF, explica las necesidades y servicios de salud mental en Irbid, Jordania, donde Médicos Sin Fronteras gestiona un proyecto de atención a enfermedades no transmisibles (ENT) para los refugiados sirios y la población jordana vulnerable.

 

Los equipos de MSF en nuestra clínica de enfermedades no transmisibles (ENT) en Irbid, Jordania, han trabajado con refugiados sirios que viven fuera de los campos desde diciembre de 2014. Abrimos este proyecto para responder a las necesidades masivas de los refugiados sirios que no viven en campos.

 

Jordania alberga aproximadamente a 671,900 refugiados registrados, y hay muchos más que están sin registro. Alrededor de 125,783 sirios viven en campos, mientras que el resto reside en ciudades y pueblos alrededor de Jordania.

 

Aunque las personas desplazadas que viven en las comunidades de acogida no siempre reciben la misma atención de los medios de comunicación que quienes viven en los campos, a menudo se enfrentan a dificultades para acceder a la atención médica y otros servicios básicos, y pueden lidiar con desafíos económicos y sociales únicos a la vez que intentan integrar una nueva sociedad.

 

Además, el 30 por ciento de nuestros pacientes son jordanos vulnerables que sufren de condiciones similares. Nuestro trabajo con el equipo de salud mental nos ha enseñado las diversas necesidades e historias que experimentan estos pacientes en sus vidas diarias.

 

Las actividades de salud mental se incorporaron al proyecto de Irbid en 2016, y desde entonces han beneficiado a 630 pacientes por medio de 2,548 consultas individuales y 37 sesiones grupales.

 

El punto de partida fue el reconocimiento de que, para mejorar su salud física, los pacientes en situaciones de mucho estrés a menudo necesitan ayuda para controlar los efectos emocionales y sociales de los factores estresantes. Era necesario un enfoque más holístico de tratamiento.

 

 

Los adultos afectados por emergencias tienen un mayor riesgo de sufrir afecciones de salud mental comunes y graves como depresión, ansiedad o trastorno de estrés postraumático. Incluso años después de llegar a un lugar seguro, muchos de nuestros pacientes siguen experimentando estos síntomas.

 

Los síntomas podrían empeorar si las personas continúan viviendo en condiciones estresantes. El equipo de salud mental trabaja en estrecha colaboración con los pacientes para abordar su condición y encontrar nuevas estrategias de afrontamiento para una combinación de factores, que van desde los relacionados con sus condiciones crónicas, las dificultades financieras y el estrés familiar, hasta los efectos causados por las experiencias que tuvieron con la violencia, incluyendo el dolor causado por pérdidas que resultan incomprensibles.