Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
23.03.2021
MSF urge a la Unión Europea (UE) a compartir la tecnología y los conocimientos sobre las vacunas y a dejar de bloquear la exención del monopolio de patentes en la Organización Mundial del Comercio (OMC).
 
Previo a la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) que comienza el jueves 26 de marzo, Médicos Sin Fronteras (MSF) insta a la UE a adoptar un enfoque global para hacer frente a la escasez de vacunas tomando medidas concretas para asegurar que se comparta la tecnología y los conocimientos de las vacunas contra la COVID-19 con todos los posibles fabricantes, incluidos aquellos de los países de ingresos bajos y medios, para aumentar el suministro mundial de vacunas. MSF también pide a la UE y a sus Estados miembros que levanten el boqueo a la propuesta de exención de la propiedad intelectual (PI) en la Organización Mundial del Comercio (OMC)
 
Los países de todo el mundo han luchado para garantizar el acceso y la entrega rápida de las vacunas contra la COVID-19, y la gran mayoría de los países aún deben vacunar a todos sus trabajadores y trabajadoras de la salud y grupos de alto riesgo. La UE también se ha enfrentado a recortes y retrasos en las entregas de vacunas, lo que ha llevado al bloque a introducir controles de exportación de vacunas. La semana pasada, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, declaró que "todas las opciones están sobre la mesa" para garantizar el acceso a las vacunas contra la COVID-19, incluida la asunción del control de su producción en la UE y la renuncia a los derechos de propiedad intelectual.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ya insinuó tales medidas en enero. La UE ha dado marcha atrás en sus planes de compartir dosis con países de ingresos bajos y medianos hasta que tenga "una mejor situación de producción en la UE". Desde el comienzo de la pandemia, MSF ha insistido en una respuesta global basada en la solidaridad global, en línea con los compromisos de los líderes de la UE al comienzo de esta pandemia. El riesgo de que nuevas variantes del coronavirus puedan socavar la eficacia de las vacunas existentes hace más urgente la necesidad de diversificar la producción y aumentar rápidamente el suministro de vacunas y la cobertura de vacunación a nivel mundial. 
 
“La estrategia de la UE para el acceso europeo y mundial a las vacunas contra la COVID-19 se ha centrado hasta ahora en aumentar la producción europea de vacunas, ignorando el importante potencial de aumentar la capacidad de fabricación fuera de la UE", dijo Dimitri Eynikel, asesor de políticas de la UE para la Campaña de Acceso de MSF.  “El mundo está estancado en un enfoque de suma cero en materia del acceso a las vacunas, pero no tiene por qué ser así. Cuantas más vacunas estén disponibles en todo el mundo, más rápido podrá terminar esta pandemia, algo que también le interesa a la UE. Hoy, donde tenemos un suministro de vacunas que no satisface las demandas globales, debemos asegurarnos de que las y los trabajadores de atención médica de primera línea y los grupos de alto riesgo en todo el mundo tengan prioridad urgente para la vacunación".
 
La UE debería exigir a las empresas que compartan abiertamente la tecnología y los conocimientos técnicos de todas las tecnologías de vacunas, incluidas las vacunas de ARNm. Significativamente más simples de producir que las vacunas tradicionales, las vacunas de ARNm también se pueden fabricar a un costo relativamente bajo y son más fáciles de adaptar a nuevas variantes virales. Actualmente también se están desarrollando versiones termoestables. Si la tecnología y el conocimiento se comparten a nivel mundial, incluso los fabricantes sin experiencia previa en la producción de vacunas podrían producirlos en seis meses, como lo hizo BioNTech y un sitio de fabricación adquirido de Novartis en Marburg, Alemania.
 
Además, la UE debería dejar de bloquear la propuesta de exención de propiedad intelectual en la OMC.
 

Por otro lado, la UE debería dejar de bloquear la propuesta de suspensión de la propiedad intelectual en la OMC. "Es hora de que los líderes de la UE reconozcan que, cuando se trata de salir de esta pandemia, la única solución posible es una solución global. Los líderes europeos han tomado en consideración, en dos ocasiones, la posibilidad de renunciar a los derechos de propiedad intelectual para ayudar a resolver los problemas de suministro en el seno de la propia UE; sin embargo siguen negando esa opción a otros países cuando bloquean la propuesta de renuncia al monopolio en la OMC", afirma Yuanqiong Hu, coordinadora de Políticas de la Campaña de Acceso de MSF. "La UE debe actuar ahora y ser parte de la solución para impulsar el suministro global de vacunas COVID-19 permitiendo la exención del monopolio en la OMC, eliminando todas las barreras de propiedad intelectual y exigiendo urgentemente a las empresas que compartan la tecnología y los conocimientos técnicos de las vacunas COVID-19 con los fabricantes de los países de ingresos bajos y medios".

La suspensión temporal de las patentes en herramientas para combatir la COVID-19 brinda una importante opción legal para abrir oportunidades para que gobiernos y las empresas colaboren y compartan la tecnología, la producción y la capacidad de suministro sin depender únicamente de las acciones voluntarias de las empresas, lo que en última instancia podría ayudar a impulsar el suministro mundial. Las actuales limitaciones de abastecimiento global han sido generadas por un sistema que ha permitido a las empresas farmacéuticas tener el control total de la producción, el suministro y la distribución de las vacunas COVID-19 en todo el mundo. Es necesario tomar medidas adicionales para garantizar un suministro suficiente y sostenible que satisfaga la demanda mundial, aprovechando toda la capacidad de producción y provisión, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.