01.05.2018
Asegurando que la atención médica sea accesible para las comunidades que más la necesitan
 
Bayan, de 18 meses, tenía deshidratación, diarrea severa y fiebre elevada. Fue admitida en la sala de pediatría que Médicos Sin Fronteras maneja en el hospital gubernamental Elias Hraoui en Zahle, en el valle de Bekaa. Durante casi una semana había estado letárgica, apenas comiendo y no podía retener alimentos, por lo que sus padres habían decidido consultar a un médico.
 
Su madre dice: "El médico nos recomendó que lleváramos a Bayan a un hospital después de que su condición se volvió crítica. No podíamos permitirnos ir a un hospital privado; vivimos en un campo de refugiados y el salario que mi esposo recibe por su trabajo irregular ni siquiera es suficiente para pagar nuestra comida. No teníamos idea de qué hacer y estábamos preocupados por nuestra hija, hasta que nos guiaron hacia la clínica WAHA [Women and Health Alliance] en Zahle. A partir de ahí, nos remitieron al hospital Elias Hraoui".
 
 
MSF abrió una sala de pediatría en el hospital Elias Hraoui en Zahle en marzo de 2017 para proporcionar servicios de atención médica especializados a niños vulnerables de todas las nacionalidades de forma gratuita. El pabellón pediátrico tiene 28 camas y proporciona servicios para pacientes internados y cirugía electiva para niños de entre 28 días y 15 años.
 
"El Valle de Bekaa es una de las regiones del Líbano más necesitadas. Alberga a unos 500,000 refugiados sirios, un tercio de la población refugiada siria del Líbano, y la mayoría de ellos son mujeres y niños", dice Audrey Landmann, jefa de misión de MSF en Líbano. "Esta región enfrenta una falta de acceso a servicios de salud secundarios y terciarios asequibles, y los que existen están privatizados y son muy costosos, por lo que las comunidades libanesas y de refugiados más vulnerables no pueden acceder a ellos. A través de nuestro programa en Zahle, MSF trata de cubrir ese vacío ofreciendo atención médica especializada sin costo, que incluye cirugía y cuidados intensivos, asegurando que estos servicios sean accesibles para las comunidades que más los necesitan".
 
La historia de Rakad, una madre siria, confirma lo que dice Audrey. Buscó atención médica para su hija Amara en el pabellón pediátrico Elias Hraoui. Amara había sufrido problemas respiratorios desde su nacimiento, y sus frecuentes ingresos al hospital habían dejado a sus padres endeudados. "Estoy muy agradecida por los servicios gratuitos prestados por MSF en el hospital", dice Rakad. "Sin ellos, habría tenido que pedir dinero prestado nuevamente a mis familiares para que mi hija reciba el tratamiento que necesita".
 
 
Además de los servicios para pacientes internados en el hospital Elias Hraoui, el programa pediátrico de MSF en Zahle también incluye servicios especializados de atención ambulatoria, proporcionados en asociación con Women and Health Alliance (WAHA). El programa trabaja para ofrecer atención pediátrica de forma sostenible, especialmente para los niños que sufren complicaciones causadas por enfermedades crónicas o afecciones agudas, médicas o quirúrgicas.
 
En el primer año del programa, MSF proporcionó más de 2,500 consultas de emergencia, admitió 975 niños, incluyendo a 35 a la unidad de cuidados intensivos, que se inauguró a finales de diciembre de 2017. El equipo también realizó 67 cirugías, entre octubre de 2017 y marzo de 2018.