Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
29.09.2021
Cerca de tres meses después de suspender las actividades médicas en dos centros de detención en Trípoli, Libia, debido a una serie de incidentes preocupantes, Médicos Sin Fronteras (MSF) regresamos a trabajar en estos centros para brindar atención médica vital a las personas migrantes y refugiadas detenidas. También reanudamos nuestras actividades en un tercer centro de detención, al que habíamos perdido el acceso durante ese mismo periodo.
 
Este avance se produce después de las conversaciones recientes entre MSF y la Dirección de Lucha contra la Migración Ilegal de Libia, en las que recibimos garantías de que se cumplirían ciertas condiciones básicas en los centros de detención, lo que nos permitirá reanudar nuestras actividades de acuerdo con la ética médica y los principios humanitarios.
 
Estas condiciones incluyen: prevenir el uso de la violencia contra las personas detenidas y garantizar la seguridad de los equipos de MSF; permitir a nuestro personal médico el acceso sostenido y sin obstáculos a los centros de detención; permitir que las personas detenidas accedan sin restricciones a nuestros servicios médicos; y garantizar el pleno respeto de la confidencialidad médica de las personas recluidas en los centros de detención.
 
 
 
 
El 15 de septiembre, nuestros equipos reanudaron las visitas de las clínicas móviles a los centros de detención de Al-Mabani (Ghout al-Sha'al), Abu Salim y Shara Zawiya en Trípoli; y pudieron brindar la atención médica necesaria, incluyendo apoyo psicosocial, a hombres, mujeres, niñas y niños recluidos en estos centros, y que de otro modo tendrían un mínimo acceso a la atención sanitaria.
 
En esta primera semana, nuestros equipos médicos examinaron y trataron a 404 pacientes, incluyendo a 30 niños y niñas menores de 15 años. Las y los pacientes padecían principalmente enfermedades de la piel, trastornos gastrointestinales e infecciones del tracto respiratorio superior, afecciones que se pueden atribuir a las malas condiciones en las que se encuentran. Nuestro equipo médico también facilitó la derivación de emergencia de 28 pacientes para que recibieran atención médica urgente en las clínicas apoyadas por MSF.
 
Si bien damos la bienvenida a las garantías ofrecida por las autoridades libias de que abordarán las preocupaciones que nos obligaron a suspender nuestras actividades en junio pasado, lo que nos permitirá volver a brindar atención médica esencial a las personas detenidas, seguimos pidiendo enérgicamente que se ponga fin a este sistema de detención arbitraria e indefinida en Libia.
 
MSF también reiteramos nuestros llamados para que se cierren estos centros de detención, se libere a todas las personas detenidas en ellos y se les proporcione asistencia humanitaria y servicios de protección adecuados cuando se les libere, incluyendo la repatriación voluntaria urgente y el reasentamiento fuera de Libia.
 
 
 
 
MSF trabaja en los centros de detención de Libia desde 2016, brindando  atención médica básica y apoyo psicosocial a las personas. Nuestros equipos también identifican a las personas vulnerables y derivan a pacientes que requieren atención especializada a los hospitales de Libia.
 
Entre enero y agosto de 2021, los equipos de MSF que trabajaban en los centros de detención de Trípoli proporcionaron tratamiento médico a más de 10,000 pacientes, realizaron 10,910 consultas médicas y facilitaron la derivación de 439 pacientes a hospitales y clínicas de Trípoli para recibir atención especializada..
 
En Zuwara, un nuevo proyecto de Médicos Sin Fronteras brinda servicios médicos, psicosociales y de protección a las comunidades de personas refugiadas y migrantes. En Bani Walid, los equipos brindan atención médica general y derivaciones médicas a personas refugiadas y migrantes que escaparon del cautiverio y a las víctimas de tortura y trata.
 
MSF también brinda apoyo técnico y práctico al Programa Nacional de Tuberculosis (TB) de Libia, gestionada por el Centro Nacional para el Control de Enfermedades, para diagnosticar y tratar a personas de Libia y de otros países con tuberculosis; y también gestiona un programa de TB en Misrata.