25.11.2020

Médicos Sin Fronteras (MSF), en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, hace un llamado para trabajar de manera integral en la atención de sobrevivientes de violencia sexual, situación que se ha agravado en medio de un contexto de emergencia causado por la pandemia de COVID-19 y los huracanes Iota y Eta.

Hasta octubre de este año, Médicos Sin Fronteras -a través de sus proyectos en Tegucigalpa y Choloma- hemos atendido 644 mujeres sobrevivientes de violencia sexual y otras situaciones de violencia, entre ellas 24% son menores de edad. En un periodo de 4 años (2016-2019) se atendió a 1,761 mujeres víctimas de violencia sexual sólo en Tegucigalpa. Por tanto, los datos evidencian la aguda situación que continuamente están viviendo las sobrevivientes de violencia sexual durante la emergencia.

“Nuestra intervención tiene el enfoque de atender la emergencia dentro de la emergencia, es decir, brindar servicios médicos, psicológicos y de promoción de salud, focalizados a las sobrevivientes de violencia sexual dentro de los albergues”, expresó Juan Carlos Artega, coordinador de proyecto en MSF en Choloma.

Honduras es un país con altos niveles de violencia y en particular de violencia sexual, la cual es endémica, generalizada, y normalizada, generando consecuencias en la salud física y mental de las víctimas y sobrevivientes.

La emergencia de la violencia sexual que enfrentan las mujeres y niñas, agudizada por las emergencias, requiere de acciones de prevención, pero más allá de eso requiere de acciones concretas de atención médica integral, que incluya salud mental y logre dar un trato digno y de calidad a las sobrevivientes.

“Actualmente el protocolo de atención a sobrevivientes de violencia y violencia sexual está pendiente de aprobación ministerial, y ante el aumento de los casos en medio de las emergencias, se hace necesaria su pronta aprobación, incluyendo la Pastilla Anticonceptiva de Emergencias (PAE)”, dijo José Antonio Silva, coordinador de proyecto MSF en Tegucigalpa.

 

 

 

Médicos Sin Fronteras (MSF) sigue comprometida desde hace 46 años en brindar apoyo médico humanitario a la población hondureña. La primera intervención de MSF en Honduras fue en 1974, en el contexto del huracán Fifí y desde entonces, hemos brindado atención de manera independiente, neutral e imparcial, a la población en respuesta a variadas crisis que han afectado al país. Actualmente en Tegucigalpa brinda atención médica integral (médica, psicológica y de trabajo social) a sobrevivientes de violencia y violencia sexual. En Choloma brinda atención en salud sexual y reproductiva en la Clínica Materno Infantil de la ciudad.