03.04.2020

Desde Médicos Sin Fronteras brindamos asistencia médica y psicológica a 44 migrantes y solicitantes de asilo que fueron reubicados por las autoridades mexicanas en el albergue Ave Fénix en Tenosique, Tabasco, tras el incendio ocurrido el pasado 31 de marzo en la estación migratoria de dicho municipio; entre los pacientes asistidos, los psicólogos de MSF brindaron atención psicosocial a los familiares del solicitante de asilo de nacionalidad guatemalteca que falleció durante el incendio.

De acuerdo con los testimonios de los pacientes, la noche del martes 31 de marzo ocurrió un motín dentro de la estación migratoria que desencadenó este incendio, en una protesta por las deplorables condiciones del centro de detención, su hacinamiento, falta de atención médica o la ausencia de medidas de prevención e información frente a la emergencia sanitaria por COVID-19.

“Los testimonios de nuestros pacientes y de las autoridades de los albergues donde fueron reubicadas la personas detenidas indican que el día del incendio la estación migratoria contenía a 170 migrantes y solicitantes de asilo, en un espacio habilitado para 100 personas”, afirmó Karolix Zambrano, responsable de los servicios de Salud Mental del equipo de MSF en Tenosique.

La situación relatada por las personas refugiadas y migrantes que se encontraban detenidas es particularmente alarmante en el contexto actual de la pandemia del COVID-19. Atendimos pacientes con sintomatología respiratoria previa, es decir con infecciones respiratorias y fiebre que no recibieron ningún tipo de atención médica en las últimas dos semanas y no fueron aisladas del resto de la población. Además, asistimos a población altamente vulnerable como pacientes con VIH que no contaban con tratamiento, otros más señalaron la falta de agua y pésimas condiciones de higiene”, señala Esmeralda Orozco, enfermera de MSF.

Como constataron nuestros equipos durante visitas realizadas en 2019 a diversas estaciones migratorias del sur de México, estos espacios no contaban con atención médica regular ni disponían entonces de servicios básicos como agua, entre otros factores que los convertían en caldos de cultivo ideales para la propagación de brotes de enfermedades, la COVID-19 entre ellas.

MSF demanda a las autoridades de México que liberen a todos los migrantes que actualmente se encuentran en los centros de detención y aseguren el diagnóstico y la asistencia médica de aquellos que lo requieran para evitar posibles contagios. “Teniendo en cuenta el grado de expansión de la epidemia de COVID-19 en México, mantener a migrantes detenidos en las estaciones migratorias pone en serio riesgo la salud de estas personas”, señala Sergio Martin, responsable de las operaciones de MSF en México

Aunado a esta situación, los migrantes detenidos en las estaciones migratorias que desean su repatriación voluntaria se encuentran imposibilitados para retornar a sus países de origen debido a que el Gobierno de Guatemala cerró su frontera y pidió a México que cancelara las repatriaciones de sus connacionales y de migrantes de El Salvador, Honduras y Nicaragua que tienen que cruzar territorio guatemalteco para ser repatriados.

Hacemos un llamado al gobierno de México para que asegure que los solicitantes de asilo puedan permanecer en México en condiciones dignas y seguras y para que gestione las repatriaciones voluntarias junto con los consulados de El Salvador, Guatemala y Honduras . Es urgente que las autoridades de todos los países de la región implementen las medidas que limiten el riesgo de contagios entre esta población migrante y aseguren el acceso a los cuidados de salud tanto en México como en sus países de origen en caso de que algunos opten por el retorno voluntario”, finaliza Martín.

En México, MSF proporciona atención médica y en salud mental en albergues en Tapachula, Tenosique, Coatzacoalcos, Ciudad de México, Nuevo Laredo, Caborca, Reynosa y Matamoros. En la actualidad está preparando a sus equipos para adaptar y ampliar sus actividades en combatir la enfermedad COVID-19.