Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
07.12.2020
En un refugio hecho con hierba de elefante y láminas de plástico en el Sitio de Protección de Civiles (PoC) en Bentiu, en el norte de Sudán del Sur, una viuda cocina para sus hijos. Nyamal*, de 43 años, prepara el plato tradicional wualwual, una especie de papilla. Con un vestido amarillo vibrante, se sienta en un pequeño taburete cerca de la entrada. De esta manera, puede mirar a los niños que juegan afuera y controlar la olla sobre la brasa en el piso.
 
- “Decidí venir al Sitio de Protección de Civiles en 2014 porque Bimruok, en la ciudad de Bentiu, no era un lugar seguro para mis hijos. No podíamos quedarnos en una zona de guerra. Si hubiera fuego cruzado, todos morirían”, dice.
 
El conflicto armado estalló en el país en diciembre de 2013. Como Nyamal, miles de personas se vieron obligadas a huir de sus aldeas, buscando protección en las bases de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) en diferentes partes del país. Bentiu es el sitio de Protección de Civiles (PoC) más grande; hoy alberga a unas 97,300 personas que viven en condiciones similares a las de Nyamal.
 
El refugio de Nyamal es más grande que muchos otros que los equipos de MSF visitan cuando acuden a la comunidad para hablar sobre cómo prevenir y tratar enfermedades comunes en la zona, como la diarrea y la malaria. Cuenta con tres camas para alojar a toda la familia en dos habitaciones. Entre ellas, hay un pasillo donde cocina y almacena artículos para el hogar, y contenedores de agua. No hay baño, ni ducha ni luz.
 
A pesar de la relativa seguridad que aporta la presencia de la ONU, en 2018 un grupo de hombres armados irrumpió en su casa, amenazando a la familia y llevándose todas sus pertenencias.
 
- “Desde entonces, nunca volví a dormir bien. Siempre imagino que alguien más podría venir”, revela.
 
 
 

Condiciones de vida precarias y enfermedades prevenibles

Desde MSF gestionamos un hospital de 116 camas en el Sitio de Protección de Civiles en Bentiu con un departamento de hospitalización, una sala de emergencias para niños y adultos, así como un quirófano. Entre los pacientes quirúrgicos se encuentran personas de otras partes de Sudán del Sur, referidas por nuestros equipos desde los proyectos en Pieri y Lankien y son trasladadas en avión en medio de los violentos enfrentamientos y combates en curso en el estado de Jonglei.
 
El hospital también brinda atención materna, incluso para partos complicados, así como atención a sobrevivientes de violencia sexual, atención de salud mental, tratamiento para el VIH / SIDA , tuberculosis y desnutrición. En 2019, más de 49,000 personas (de dentro y fuera del sitio) recibieron atención en el centro.
 
De enero a octubre de 2020, nuestros equipos atendieron a más de 80,000 personas, la mayoría por malaria e infecciones de las vías respiratorias. También gestionamos un pozo de agua para que la comunidad lo utilice y distribuimos jabón y otros artículos de higiene.
 
En 2019, realizamos una encuesta en el lugar para evaluar las condiciones de vida. El estudio, que concluyó en marzo de 2020, mostró que menos del 60 % de las familias tenían su propia jarra de agua para limpiarse después de la defecación. Los riesgos para la salud que plantean estas condiciones de vida precarias incluyen enfermedades diarreicas, hepatitis E, cólera, fiebre tifoidea, el tracoma y las infecciones de la piel. Muchas de ellas pueden evitarse con mejoras en el agua y saneamiento, algo que desde MSF hemos pedido repetidamente.

 

La vida dentro del sitio de Protección de Civiles en Bentiu

 
 
 
 
 
 
 
Los niños y niñas menores de cinco años son los más vulnerables. Entre los ingresos ​​en el hospital de MSF en 2020, 562 presentaban desnutrición grave, muchos también tenían otras enfermedades prevenibles, y a menudo habían nacido prematuramente porque sus madres también estaban enfermas.
 
“Las mujeres no pueden cuidar a los niños y niñas a tiempo completo porque pasan horas recolectando leña fuera del Sitio de Protección de Civiles o realizando otros trabajos manuales para ganarse la vida. Así es como ganan dinero para mantener a sus familias ”, explica Philippe Manengo, coordinador del hospital de MSF en Bentiu.
 
“Estos niños a menudo nunca tenían un lugar limpio para dormir o jugar. La exposición prolongada a enfermedades crónicas, junto con la desnutrición, disminuye su inmunidad, haciéndoles más susceptibles a otras enfermedades. A pesar de todos nuestros esfuerzos, este año hemos perdido el nueve por ciento de los niños y niñas con desnutrición en nuestro hospital. Es muy angustioso y preocupante".
 

Un futuro incierto

El acuerdo de paz firmado en 2018 renovó los debates sobre el retorno de las personas desplazadas a sus pueblos. En julio de 2020, la UNMISS anunció que tenía la intención de iniciar un proceso de entrega de los cinco sitios de Protección de Civiles en el país. Significa que los campos permanecerán, pero las responsabilidades de gestión y seguridad serán transferidas de la ONU al gobierno nacional.
 
El anuncio ha provocado reacciones negativas de la población en los sitios de Bor y Juba , donde la transferencia ya comenzó, y muchas personas dicen no haber sido informadas de la retirada de las tropas de la ONU y ahora viven con miedo. En Bentiu, nuestros equipos han estado escuchando preocupaciones similares planteadas por pacientes y otros miembros de la comunidad, principalmente sobre las condiciones de seguridad una vez que la ONU ya no proteja el sitio.
 
Nyakoang*, una mujer de 30 años, ha estado pocas veces en la sala de maternidad de MSF. Vive en una habitación de 16 metros cuadrados compartida por tres familias, ocho personas en total.
 
- "Este no es el tipo de vida que quiero para mis hijos y para mí", dice. “Quiero poder ir a un lugar donde pueda estudiar mientras mis hijos estén seguros y puedan ir a la escuela. La educación es lo que puede cambiar sus vidas”.
 
Nyakuoth*, una mujer de 50 años, de Rubkona agrega: “la ONU reunió a la gente aquí y nos dijo que dejarían este sitio. Les dijimos que si se van, habrá daños. No nos explicaron cómo lo harán ni cuándo sucederá. No sé si estaremos protegidos".
 
En medio de la incertidumbre, nuestros equipos aseguran a la comunidad que la atención médica a la población de Bentiu continuará, independientemente del estado de protección de la ONU.
 
 
 
* Los nombres han sido cambiados