Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
20.09.2021
El 10 de agosto, se produjo un enfrentamiento entre las comunidades árabes Mouzgoum y Choa a raíz de una disputa por la tierra en el distrito de Logone-Birni ubicado en la región del extremo norte de Camerún.
 
Un mes más tarde, las tensiones parecían haber disminuido, pero el personal sanitario sigue movilizándose en la región para responder a las consecuencias de los enfrentamientos que han provocado el desplazamiento de cerca de 30,000 personas.
 
Los enfrentamientos resultaron en una docena de personas muertas y alrededor de 100 heridas. Al comienzo de los enfrentamientos, los saqueos y el incendio de aldeas obligaron a la población a buscar refugio en el distrito de Kousseri, en Camerún, así como al otro lado de la frontera en Chad. Además, durante este período del año, la temporada de lluvias es considerada un pico de alta transmisión de malaria, enfermedades diarreicas y riesgo de cólera debido a las inundaciones en la región.
 
"En colaboración con el Distrito Sanitario de Kousseri, Médicos Sin Fronteras (MSF) intervino desde los primeros días de los enfrentamientos entre las dos comunidades brindando apoyo en términos de recursos humanos y atención médica. Este apoyo permitió al hospital de Kousseri brindar una mejor atención a las personas heridas. El apoyo que MSF brindó en la derivación de pacientes con heridas graves a Ndjaména ha tranquilizado a las y los pacientes, sus familias y al personal del hospital de Kousseri. Este apoyo permite salvar la vida de pacientes que de otro modo habrían tenido dificultades para recibir la atención adecuada en Kousseri", Diouf, jefe del proyecto de emergencia Kousseri.
 
 
 
 
Desde el inicio del enfrentamiento, en el pueblo de Missika, Madiako y el distrito de Logone Birni, MSF -organización médica especializada en la respuesta a las emergencias humanitarias,- ha coordinado el despliegue de un equipo de cinco miembros de su personal compuesto por dos del equipo médico, dos de enfermería y uno de psicología clínica, junto con un equipo de coordinación para brindar apoyo y atención a las personas heridas y desplazadas que permanecen en Camerún después de los enfrentamientos.
 
Con el fin de atender a las personas heridas, también se donaron botiquines de urgencia para 55 personas y una ambulancia para el traslado de personas heridas de gravedad del hospital regional de Kousseri a Ndjamena-Chad. Desde finales de agosto, la presencia de MSF se ha reducido, pero sigue participando en la evaluación de las necesidades con todos los actores movilizados.
 
La mayoría de las personas desplazadas se vieron obligadas a caminar varios kilómetros sin haber tenido tiempo de llevar más que algunas prendas de vestir. Los principales problemas de salud identificados por los equipos de MSF que habían visitado la zona para brindar asistencia de emergencia fueron la malaria, la diarrea y la desnutrición infantil. Se realizaron 1,972 consultas en Oundouma y Gamakotoko, y 33 personas -entre heridas, mujeres embarazadas y niños con desnutrición grave-, fueron remitidas a instalaciones hospitalarias, como la unidad de nutrición terapéutica intensiva apoyada por MSF en la capital, Ndjamena.
 
Desde entonces, MSF ha pasado la gestión a otros actores que se están movilizando para continuar brindando atención para satisfacer las necesidades médicas de las personas desplazadas y las poblaciones de acogida a lo largo de las orillas chadianas del río Logone.
 
 
 
 
MSF está presente en Camerún desde 1984. Actualmente, realiza proyectos médicos humanitarios en las regiones del extremo norte y suroeste del país. La organización también continúa las conversaciones con las autoridades para reanudar las actividades en el noroeste, después de retirar sus equipos tras una suspensión decidida por las autoridades en diciembre de 2020. En el extremo norte, donde MSF trabaja desde 2012, nuestros equipos apoyan el sistema de salud de Camerún para facilitar el acceso a los servicios médicos, brindando cuidados como atención quirúrgica, psicológica, obstétrica y materna.
 
MSF trabaja en cada una de estas regiones de acuerdo con la evaluación de las necesidades de salud. Toda la atención brindada por MSF es gratuita y se realiza de acuerdo con la ética médica. Los equipos continúan con las sesiones de concienciación sobre las medidas de seguridad contra la COVID-19 entre las poblaciones en sitios temporales con el fin de limitar el riesgo de propagación de la enfermedad.