Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
10.04.2016
 
El 10 de abril, después de los eventos violentos en la frontera de Grecia con la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), los equipos médicos de MSF trataron a cientos de personas, incluyendo a 40 heridos por balas de goma. Al menos 10 personas reportaron a los equipos de MSF haber sido agredidas por la policía de la ARYM.
 
Dos equipos médicos extra fueron añadidos a las actividades normales en el campo de Idomeni para asistir al creciente número de personas en el campo. 
 
 
 
"Hoy, la frustración y un creciente sentimiento de enojo se están propagando entre los refugiados que están varados en Idomeni desde hace casi un mes. Lo que vemos es el inevitable resultado de cientos de personas atrapadas en Grecia, un país incapaz de responder a las necesidades humanitarias y de protección de quienes están en busca de un lugar seguro en Europa,” declaró Jose Hulsenbek, jefe de misión de MSF en Grecia. "Lo que la gente necesita es ser tratada con dignidad, no con violencia o cierres de frontera impredecibles que llevan a más incertidumbre. Esta absurda crisis humanitaria creada por las políticas de los Estados Europeos se está volviendo más insoportable cada día.”
 
La situación fue extremadamente tensa esta mañana cuando gas lacrimógeno, balas de goma y granadas aturdidoras fueron utilizadas en los campos para dispersar a las multitudes. Los equipos de MSF trataron a 300 personas, entre ellas a 200 con problemas respiratorios después de haber sido expuestos al gas lacrimógeno. 
 
 
Tan sólo en la clínica de MSF dentro del campo, alrededor de 30 niños de entre 5 y 15 años recibieron atención médica debido a su exposición al gas lacrimógeno. Dos jóvenes pacientes reportaron haber sido llevados al territorio de la ARYM, junto con otras 10 personas; en donde fueron golpeados durante una hora por la policía. 
 
Alrededor de 30 pacientes recibieron atención psicológica debido a que se encontraban en shock. 7 personas con heridas abiertas o con sospecha de fractura fueron referidas al hospital local. 
 
“La clínica de MSF ha estado llena todo el día. Tres niños fueron traídos con heridas en la cabeza provocadas por heridas de bala de goma, y muchos de ellos traían balas de goma en sus manos,” dijo Conor Kenny, doctor de MSF en Idomeni, “Una mujer siria embarazada  llegó a la clínica con sus dos hijos; me dijo que ella estaba cerca de la frontera cuando se usó gas lacrimógeno para dispersar a la multitud, la gente comenzó a correr y ella se cayó.”