13.03.2020
Los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Italia están brindando apoyo a las autoridades sanitarias del país en respuesta a la pandemia del coronavirus COVID-19. El personal de MSF se encuentra en cuatro hospitales en la provincia de Lodi, en el norte de Italia, parte de la región de Lombardía, el epicentro del brote en el país.
 
El equipo de MSF en la provincia de Lodi está compuesto por especialistas en enfermedades infecciosas, anestesistas, enfermeras y especialistas en logística italianos, que aportan su experiencia global en el manejo de epidemias en los países donde MSF trabaja, para apoyar a los hospitales italianos. El personal de MSF está trabajando en colaboración con las autoridades sanitarias locales y el personal de los hospitales en las ciudades de Lodi, Codogno, Casalpusterlengo y Sant'Angelo Lodigiano, en una serie de actividades que incluyen la prevención de enfermedades y la atención a pacientes.
 
La incorporación del personal de MSF en el hospital de Codogno permitirá que se reabran unas 20 camas existentes, que no se habían utilizado debido a la falta de personal. El equipo de MSF trabajará junto con médicos y enfermeras de otros departamentos de la instalación y juntos brindarán atención a pacientes con COVID-19.
 
"Nos hemos reunido con médicos y enfermeras en la provincia de Lodi que han estado trabajando incansablemente durante semanas en una situación extraordinaria", dice la Dra. Claudia Lodesani, especialista en enfermedades infecciosas y Presidenta de la sección de MSF Italia, que coordina la respuesta COVID-19 de MSF en en ese país europeo. "Estamos brindando apoyo con las enormes necesidades y la carga de trabajo del personal del hospital local para responder a esta pandemia, para ayudar a atender a los pacientes".
 
Las actividades de apoyo a las enfermedades infecciosas reforzarán las acciones de prevención y control ya implementadas dentro de los hospitales, para evitar la transmisión del virus y garantizar la seguridad de los trabajadores de la salud.
 
“En una epidemia como esta, detener la transmisión del virus es crucial. En los hospitales es clave reducir los riesgos para el personal de la primera línea, es un factor clave para combatir la epidemia”, explica el Dr. Lodesani. "Afuera, todos deben respetar las instrucciones del Ministerio de Salud, para frenar la infección y evitar una mayor carga en los hospitales, que deben seguir tratando a las personas por otras enfermedades y lesiones".
 
En Médicos Sin Fronteras hemos ofrecido nuestro apoyo a la respuesta en Italia al ser uno de los países más afectados por la pandemia de COVID-19. Nuestros equipos trabajan en solidaridad con los italianos y los profesionales de la salud que trabajan en la primera línea para detener la epidemia. También estamos en contacto con las autoridades sanitarias de otros países donde trabajamos, en relación con la pandemia de COVID-19.
 
Dada la magnitud de la pandemia, la capacidad de MSF para apoyar a otros países dependerá de la naturaleza del brote, pero también de su capacidad de despliegue.