Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
14.07.2021
Si se adopta la exención de los ADPIC podría brindar a los países nuevas opciones para abordar las limitaciones de las normas internacionales de propiedad intelectual actuales y eliminar las incertidumbres legales y las barreras que pueden impedir la producción y el suministro de todas las herramientas médicas de COVID-19.
 
Previo a la visita de la canciller alemana Angela Merkel a Estados Unidos, Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a la canciller alemana que deje de bloquear la histórica "exención de los ADPIC" en un momento en que la COVID -19 ya se ha cobrado las vidas de más de cuatro millones de personas en todo el mundo y existen enormes desigualdades en el acceso a las herramientas médicas para combatir la enfermedad.
 
Tanto Estados Unidos como Alemania albergan a importantes empresas farmacéuticas que producen herramientas médicas para la COVID-19, incluyendo las vacunas, y también han invertido importantes sumas de dinero en la creación de estas herramientas.
 
Más de 100 países, incluyendo a Estados Unidos, han apoyado y acogido con satisfacción la propuesta de renunciar a ciertas protecciones de propiedad intelectual (PI) sobre las herramientas médicas para la COVID-19 durante la pandemia. Sin embargo, la Unión Europea (UE), con un fuerte respaldo de Alemania, se ha negado a participar en discusiones productivas sobre la exención. Aunque la propia canciller Merkel enfatizó recientemente que la pandemia no será derrotada hasta que la tasa de vacunación sea lo suficientemente alta en todo el mundo, solo el 3,2 por ciento del total de vacunas disponibles se ha destinado a 134 países de ingresos bajos y medios a través de la iniciativa COVAX. Con la propagación de variantes del virus nuevas y más transmisibles en países de ingresos bajos y medios, la escasez de herramientas de diagnóstico, tratamientos y otras herramientas médicas que salvan vidas continúan agregando presión sobre estos países, y sus sistemas sanitarios se encuentran al borde del colapso.
 
“Alemania está cada vez más aislada con su postura de bloqueo a la exención de los ADPIC y está obstaculizando la contención global de la pandemia”, dijo Barbara Gerold-Wolke, directora general interina de Médicos Sin Fronteras en Alemania. “La canciller Merkel debería aprovechar la reunión con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, como una oportunidad para revisar su rígida postura sobre los derechos de propiedad intelectual y tomar medidas urgentes para aumentar el acceso a las herramientas médicas de la COVID-19; ahora tiene la oportunidad de actuar como defensora de la salud global. Pedimos encarecidamente a la canciller Merkel que apoye la exención de los ADPIC, que transfiera inmediatamente las dosis de vacunas a los países de ingresos bajos y medios a través de la instalación COVAX y que impulse a las corporaciones farmacéuticas a transferir tecnología y conocimientos a otras empresas".
 
Si se adopta, la exención de los ADPIC podría brindar a los países nuevas opciones para abordar las limitaciones de las normas internacionales de propiedad intelectual actuales y eliminar las incertidumbres legales y las barreras que pueden impedir la producción y el suministro de todas las herramientas médicas para combatir la COVID-19, incluyendo medicamentos, herramientas de diagnóstico y vacunas.
 
A principios de mayo, Estados Unidos manifestó su apoyo a la exención. El 4 de junio, la Unión Europea publicó una contrapropuesta centrada en las 'licencias obligatorias', que es una herramienta legal importante, pero la propuesta de la UE no aporta nada significativamente nuevo y, en cambio, es simplemente una maniobra para detener el proceso de negociación de la exención de los ADPIC.
 
"La decisión de Estados Unidos en mayo de apoyar una exención de las protecciones de propiedad intelectual para las vacunas contra la COVID-19 fue un gran paso, pero ese esfuerzo ahora parece haberse estancado", asevera Avril Benoît, directora ejecutiva de MSF-USA. "El presidente Biden debería utilizar esta reunión cumbre con la canciller Merkel para instar a Alemania a que deje de bloquear la exención de los ADPIC. Estados Unidos también debe ampliar su apoyo para que la exención se aplique no solo a las vacunas, sino también a los tratamientos, diagnósticos y otras herramientas médicas esenciales para la COVID-19. Los líderes mundiales han proclamado repetidamente que las herramientas para combatir la COVID-19 deben ser tratadas como 'bienes públicos globales' durante la pandemia, pero hasta ahora no han cumplido estas elevadas declaraciones".
 
Aunque cada vez más países respaldan la exención de los ADPIC, la canciller Merkel y su gobierno continúan oponiéndose a ella y han propagado una y otra vez el mito de que incluso en una pandemia no puede haber excepciones a la protección de la propiedad intelectual para garantizar la innovación futura.
 
“Con los medicamentos y vacunas para la COVID-19, los recursos del sector público y el financiamiento filantrópico han sido los principales impulsores de los esfuerzos sin precedentes de investigación”, afirmó Yuanqiong Hu, Asesor Jurídico y Político de la Campaña de Acceso de MSF.  "Entregar a las empresas el control monopólico de estas herramientas médicas vitales para la COVID-19 no hará más que obstaculizar el aumento de la producción y la diversificación del suministro necesario para garantizar el acceso equitativo mundial a estos productos para acabar con la pandemia. Para garantizar realmente que estas herramientas sean tratadas como bienes públicos mundiales, el gobierno alemán y la UE deben apoyar la exención de los ADPIC cuanto antes".