27.11.2017
Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) pedimos a las autoridades de Papua Nueva Guinea (PNG) que permitan el acceso de nuestro equipo a los Centros de Tránsito de la isla Manus, en donde se encuentran cientos de solicitantes de asilo y refugiados, para poder evaluar sus condiciones y proporcionar la atención médica esencial que corresponda.
 
El viernes 24 de noviembre, la policía de Papúa Nueva Guinea retiró a los refugiados y solicitantes de asilo que permanecían dentro del Centro de Procesamiento Regional (RPC por sus siglas en inglés) oficialmente cerrado, en el que aún vivían cientos de refugiados y solicitantes de asilo. El domingo 19 de noviembre, MSF había recibido autorización por escrito de parte de las autoridades de PNG para evaluar las condiciones médicas dentro del RPC.
 
En consecuencia, un equipo compuesto por dos médicos y un especialista en agua y saneamiento se encontraban a la espera en la isla Manus desde el miércoles 22 de noviembre. Sin embargo, a pesar de la autorización, nunca se le concedió acceso al equipo cuando los 328 hombres restantes en el centro fueron desalojados y enviados a centros de tránsito alternativos el viernes. MSF no ha tenido acceso a ningún centro de tránsito.
 
El Dr. Stewart Condon, miembro del equipo de MSF que viajó a la isla Manus y presidente de MSF Australia, dijo:
 
"Como profesional humanitario y médico, estoy muy preocupado por el destino de los refugiados y las personas que buscan asilo en los Centros de Tránsito de la isla Manus. Según los informes, han tenido limitado acceso a alimentos y agua durante las últimas tres semanas. Algunos de ellos han estado detenidos durante cuatro años, lo que plantea un posible impacto en su salud mental.
 
El jueves 23 de noviembre, nos encontramos con un hombre que posteriormente fue trasladado en ambulancia desde el RPC al hospital general de Lorengau. Parecía estar deshidratado, desnutrido y con signos de depresión severa, pero no pudimos hablar con él en ningún momento. Estamos siguiendo su progreso.
 
MSF continúa preocupada por saber si las necesidades médicas y psicológicas de los hombres están siendo cubiertas, y si las estructuras locales tienen la capacidad de atenderles. La situación aquí es volátil y el equipo de MSF permanece en estado de alerta para brindar cualquier apoyo médico humanitario en cuanto nos sea posible.
 
Llamamos a las autoridades a otorgar a MSF, una organización médico humanitaria independiente, acceso a los refugiados y solicitantes de asilo dentro de los Centros de Tránsito para evaluar sus condiciones médicas".
 

Entradas relacionadas