25.03.2020

Funcionarios del Ministerio de Salud iraní anunciaron el 24 de marzo la rescisión de la aprobación de la intervención COVID-19 de MSF en Isfahan.

  • Dos aviones de carga que alquilamos, que transportaban material para construir una unidad de tratamiento inflable de 50 camas, ya habían aterrizado en Teherán.
  •  Estamos listos para volver a desplegar nuestro equipo de emergencias y capacidades de tratamiento en otros lugares de Irán o en otros países de la región donde se necesita con urgencia.

Médicos sin Fronteras (MSF) expresa su incomprensión tras las declaraciones de ayer de funcionarios del Ministerio de Salud iraní en las que afirma que la aprobación de nuestra intervención para manejar casos graves de COVID-19 en Isfahan, centro de Irán, ha sido revocada. Funcionarios del Ministerio de Salud dijeron que el país no necesita capacidad de tratamiento adicional para el manejo de casos severos.

Este anuncio se produjo después de que dos aviones de carga que alquilamos, que contenían todo el material necesario para construir una unidad de tratamiento inflable de 50 camas, ya habían aterrizado en Teherán el domingo y el lunes. Un equipo internacional de nueve personas, incluidos dos especialistas en unidades de cuidados intensivos, ya había llegado a Isfahan, donde fueron recibidos positivamente por las autoridades sanitarias locales. La preparación del sitio también se había finalizado dentro de los terrenos del Hospital Amin.

"Estamos profundamente sorprendidos de saber que la aprobación para el despliegue de nuestra unidad de tratamiento ha sido revocada", dijo Michel Olivier Lacharité, gerente de los programas de emergencia de MSF en París.

"La necesidad de esta intervención y las autorizaciones necesarias para iniciarla se discutieron y acordaron con las autoridades iraníes relevantes durante las últimas semanas", dijo Lacharité. "Nuestros equipos estaban listos para comenzar las actividades médicas a fines de esta semana".

Seguimos listos para volver a desplegar nuestro equipo de emergencias y nuestras capacidades de tratamiento en otras partes de Irán, o para trasladarlos rápidamente a otros países de la región, donde se necesitan con urgencia para enfrentar las enormes necesidades causadas por el brote de COVID-19.

Para nuestro despliegue en Irán, elegimos depender únicamente de donaciones privadas y no recibimos fondos de ningún gobierno.