Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
24.02.2021

Esta primera entrega de COVAX se produce dos meses después de que las primeras personas comenzaran a recibir las vacunas COVID-19 en los países ricos. Como señaló recientemente el Dr. Tedros Adhanom, director de la Organización Mundial de la Salud, solo 10 países han administrado actualmente el 75% de todas las vacunas en todo el mundo, mientras que 130 países aún no han recibido una sola dosis.

 

COVAX es el mecanismo de adquisición acordado a nivel mundial para las vacunas COVID-19, dirigido por Gavi, la Vaccine Alliance, en asociación con la OMS, CEPI y UNICEF. COVAX tiene como objetivo cubrir un promedio del 3,3% de la población total (de los 145 países participantes que reciben dosis) para junio de 2021. Mientras tanto, algunos gobiernos ricos están apuntando a la inmunidad colectiva de sus poblaciones, que incluye vacunar a las personas que no corren mayor riesgo el verano. Esta desastrosa inequidad pone en riesgo al mundo entero.

 

Ante esta entrega, Kate Elder, asesora senior de políticas de vacunas, Campaña de acceso de MSF expresa:

 

“Este es un día importante para muchos países que aún no han recibido una sola dosis y dependen de COVAX para suministrarles las vacunas de COVID-19 que salve las vidas de su población, sin embargo, es un comienzo muy pequeño y tardío, cuando lo que necesitamos ahora es una inyección masiva de dosis a muchos más países.

Desde el comienzo de la pandemia, la descarada carrera de los gobiernos ricos para engullir la escasa oferta global ha dejado a otros países en desamparo, arrojando luz sobre las desigualdades en nuestro sistema actual y que ponen en riesgo al mundo entero.

Hacemos un llamado a los gobiernos que han firmado acuerdos directamente con corporaciones farmacéuticas para que las vacunas COVID-19 compartan sus dosis, para que las personas con mayor riesgo de COVID-19 en los países en desarrollo puedan vacunarse antes que las personas de bajo riesgo en los países ricos.

Los gobiernos deben presionar a las corporaciones farmacéuticas para que trabajen de inmediato con COVAX para proporcionar un suministro suficiente de vacunas COVID-19 a precios asequibles para que las personas de los grupos prioritarios en los países en desarrollo puedan estar protegidas en esta pandemia; esto puede significar posponer las entregas a los países ricos para ponerse al día en la protección de las personas en mayor riesgo que viven en los países en desarrollo.

La marcada desigualdad que el mundo está experimentando en torno a las vacunas COVID-19 es un subproducto de la ruptura de nuestro sistema biomédico. Si queremos evitar esta deplorable situación en el futuro, necesitamos un cambio masivo en la forma en que se desarrollan y se hacen accesibles los productos médicos en todo el mundo“.