21.01.2019
Por Claudia Lodesani, Presidenta de MSF Italia.
 
El 18 de enero por la noche hubo otro trágico naufragio en el mar Mediterráneo. Los efectos de las políticas europeas están a la vista de todos. Después de haber contribuido a que el Mediterráneo se quedara sin barcos de rescate, después de haber financiado a la Guardia Costera de Libia, condenando así a miles de personas a permanecer encerradas en centros de detención y a volver a ser víctimas de la trata, después de anunciar el cierre de puertos y poner fin a toda expresión de humanidad, a Europa aún se le escapa la responsabilidad moral de esta muertes.
 
Cualquier gobierno que no tome la iniciativa de restablecer un sistema de búsqueda y rescate en el Mediterráneo acordado a nivel europeo, es responsable de estas muertes y las que vendrán.
 
Seguiremos exigiendo que se le dé prioridad a la obligación de salvar vidas para evitar más muertes. Se necesitan vías legales y seguras para las personas que huyen a Europa, así como un sistema de búsqueda y rescate en el mar.