26.05.2016
Con epidemias simultáneas de meningitis y sarampión en Níger, los equipos de Médicos Sin Fronteras han estado apoyando al Ministerio de Salud en sus esfuerzos por mantener estas epidemias bajo control, al mismo tiempo que toma acción para prevenir que el cólera se propague hacia Nigeria, el país vecino. Las áreas más afectadas por los brotes están hospedando a una gran cantidad de refugiados y personas desplazadas de sus hogares por la violencia en la región. 
 
Desde enero, en el oeste del país se han registrado 1,409 casos de meningitis C, y 94 personas han muerto a causa de la enfermedad. Justo cuando la epidemia comenzó a amainar a mediados de marzo, estalló el brote de sarampión, que hasta el momento ha afectado a 1,921 personas  y causado 5 muertes. Los equipos de MSF han estado atendiendo a los pacientes y vacunando a la población para prevenir que ambas enfermedades se propaguen aún más. 
 
“En la lucha para prevenir que estas epidemias se propaguen, nuestra prioridad actual es vacunar en áreas en donde las personas desplazadas están en contacto con la población local,” dice el coordinador de emergencia de MSF, Augustin Ngoyi.
 
Los equipos de MSF y el Ministerio de Salud vacunaron a 254,000 personas contra la meningitis durante una campaña que terminó en abril. La epidemia de meningitis está menguando. 
 
 
Los equipos de MSF actualmente están trabajando junto a las autoridades sanitarias para vacunar contra el sarampión a la población en la región Tillabéry, en el occidente de Níger, cerca de la frontera con Mali. Alrededor de Mangaizé, en donde muchos refugiados malienses se han asentado, los equipos han vacunado a más de 15,000 personas, mientras que una segunda campaña tiene como objetivo vacunar a 35,000 personas en Abala, a 250 km al este del lugar. 
 
Se han presentado casos de sarampión en la región de Diffa, en el oriente del país, en donde alrededor de 240,000 personas se están refugiando tras ser desplazadas a causa de la violencia adjudicada al Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP por sus siglas en inglés), también conocido como “Boko Haram”.
 
Los equipos de MSF y del Ministerio de Salud están vacunando contra el sarampión a la gente de Diffa, y también están realizando una campaña de vacunación preventiva contra el cólera en la región. Después de que estallara el brote de cólera en la frontera de Nigeria, se teme que Diffa, que alberga a grandes cantidades de refugiados nigerianos, se convierta en un punto de acceso de la enfermedad. 
 
En total, 391 integrantes de los equipos de MSF y del Ministerio de Salud vacunaron a unas 105,000 personas en 3 días a finales de marzo. “Usando la vacunación como un acercamiento preventivo es nuestra mejor solución, dados los problemas de inseguridad en la región, que podrían dificultarnos el acceso si estallara una epidemia a larga escala,” dice el Dr. Jeff Mutombo, coordinador médico de la región. 
 
MSF también está ayudando a las autoridades sanitarias a preparar una estrategia para lidiar con cualquier caso nuevo de sarampión y meningitis; dicha estrategia implica un monitoreo epidemiológico más estricto y la prestación de apoyo para el tratamiento de los casos. “Los nuevos casos deben ser detectados rápidamente si vamos a evitar que las enfermedades se propaguen,” dice Ngoyi. “Se debe recolectar y compartir la información, los pacientes deben ser atendidos tan pronto como sea posible”.
 
A lo largo de las 8 regiones del país, MSF ha entrenado a 80 técnicos de laboratorio en 32 instalaciones médicas y donó equipo para incrementar la capacidad de los laboratorios para que estos puedan monitorear los casos de meningitis. MSF también ha entrenado a equipos médicos en instalaciones médicas (148 jefes de centros de salud y a 51 integrantes del personal) sobre cómo atender a los pacientes, y les brindó equipo técnico en caso de ser necesario. 
 
MSF también ha apoyado a 73 instalaciones médicas para atender a pacientes con sarampión, que puede causar complicaciones que pueden ser fatales para los niños, en especial aquellos que sufren malnutrición. 
 
En 2015, los equipos de MSF apoyaron al Ministerio de Salud de Níger en su respuesta a la epidemia de meningitis que estalló en las regiones de Niamey, Zinder, Tahoua, Tillabéry y Dosso; se reportaron 8,500 casos y 573 muertes.