08.04.2019
Al menos 30 civiles muertos en cuatro días. Docenas de heridos. Cerca de 380 casas quemadas o destruidas. La población se enfrenta a secuestros, asesinatos y fuego cruzado.
 
Los últimos incidentes críticos en Nguigmi y otras localidades en Diffa, entre el 23 y 26 de marzo, han dejado un reguero de destrucción y trauma psicológico. El empeoramiento del conflicto en torno al lago Chad está teniendo un impacto cada vez mayor en la comunidad local, así como entre los desplazados y los refugiados en el sureste de Níger. Miles de personas se han visto obligadas a desplazarse de nuevo y la situación humanitaria sigue deteriorándose, mientras las necesidades de la población superan la capacidad de respuesta de las organizaciones de ayuda. 
 

La escalada de violencia en Diffa

 
Boulama, un refugiado nigeriano que vive en Nguigmi, se está recuperando de su terrible pérdida: “Oíamos explosiones y pensamos que no era nada. Pero entonces, vi a alguien venir hacia mí y grité para que mi mujer pudiera ir por nuestros hijos y escapar”. Desafortunadamente, su hija de 7 falleció en el incendio. “Nuestra comunidad está de luto. Necesitamos todo el apoyo posible, comida y refugio, porque hemos perdido niños y bienes. Soy sastre, me gano la vida cosiendo pero mi máquina de coser está quemada”.
 
Testigos presenciales y autoridades locales en Nguigmi reportaron que dos personas portando artefactos explosivos se hicieron detonar en dos partes diferentes de la ciudad la noche del 26 de marzo. Al mismo tiempo, varios hombres armados habrían prendido fuego a refugios y tiendas en los campos de desplazados y refugiados, cuyas sus casas y pertenencias fueron quemadas. Este es solo el último de una serie de episodios violentos en la región. La creciente inestabilidad está intensificando el sufrimiento de la población, obligando a muchas personas a huir.
 
 
Los ataques anteriores también provocaron que cientos de personas a abandonar sus aldeas. El 23 de marzo, por ejemplo, grupos armados mataron a 19 personas en Nguagam y El Mainari, prendido fuego a varios edificios. Una mezquita, el mercado, casas y tiendas fueron destruidas y los animales, quemados vivos. El mismo día, dos pescadores fueron degollados en Chetimari Gremahartori.
 
Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), el mes pasado más de 90 personas fueron asesinadas en la región de Diffa. Además, se registraron 15,000 nuevos desplazados internos. La mayoría vive ahora en condiciones precarias.
 
“Lo que sucedió fue un shock para nosotros: perder padres, hijos, pertenencias personales… tengo pesadillas porque fui yo quien recogió el cadáver quemado de mi padre. Mis hijos están traumatizados y no pueden dormir”. Malam Issa, de Nigeria, también vive en Nguigmi y está muy preocupado por el futuro. “Estoy abrumado, no sé cómo voy a sobrevivir como peón, con mi mujer, mis hijos, mi madre, mi suegra y mis hermanos menores. La seguridad no está garantizada, y no tenemos comida ni refugio. Solo los que vienen a expresar sus condolencias nos dan dinero”.
 

“Mis hijos y yo tenemos pesadillas porque Boko Haram puede volver en cualquier momento”

 
Tras los últimos ataques, los equipos de la organización internacional médico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) intervinieron para apoyar el tratamiento de los heridos en el hospital de Nguigmi y evacuaron los casos más graves al hospital regional  de la ciudad de Diffa con tres ambulancias y otro vehículo de MSF.
 
“Mi marido fue herido por Boko Haram la noche del ataque y MSF lo trasladó a Diffa debido a sus lesiones”, explica Atchagana, nigeriana de 30 años.  Atchagana huyó a Níger a pie con su familia para escapar de la violencia de los grupos armados, y ahora vive en Nguigmi. “Estamos preocupados por su estado de salud y porque lo perdimos todo en el fuego: colchones, ropa, comida… sentimos mucha angustia ante esta situación. Mis hijos y yo tenemos pesadillas porque Boko Haram puede volver en cualquier momento”.
 
Los equipos de MSF distribuyeron artículos de primera necesidad a 380 familias (unas 2,200 personas), incluidos mosquiteros, bidones para agua, utensilios de cocina, mantas y artículos de higiene. Nuestros psicólogos brindaron apoyo inmediato de salud mental a niños y adultos, con sesiones psicosociales individuales y grupales para cerca de 400 personas. Encontraron que muchos tenían depresión, insomnio y otros síntomas relacionados con las experiencias traumáticas que habían experimentado.
 
Los equipos de MSF también proporcionaron asistencia similar a las personas cuyos hogares fueron recientemente quemados en Toumour. Además, se están construyendo 100 letrinas para aproximadamente 400 hogares en áreas afectadas por el conflicto.
 
 
“Son personas fuertes pero muchas están llegando a su límite. Se enfrentan a múltiples privaciones y a problemas de salud mental”, explica Souleymane Ba, coordinador del proyecto de MSF en Diffa. “Algunos han huido de su país y se encuentra con un riesgo mayor aquí; otros vivían en paz en el área hasta el comienzo del conflicto y ahora viven con miedo constante. Los recurrentes  ataques de los grupos armados han agravado la crisis humanitaria en el lago Chad. La situación actual es terrible”. 
 
MSF sigue de cerca la situación para ofrecer ayuda adicional si fuera necesario. Otras organizaciones humanitarias también están proporcionando asistencia. Sin embargo, dada la magnitud de la crisis, se necesita urgentemente una movilización mayor para cubrir las necesidades básicas de la población en materia de comida, refugio, agua potable y saneamiento, entre otras prioridades.
 
-----------------------------------------------------------------------------
 
Desde principios de 2019, un resurgimiento de la violencia en la región de Diffa ha provocado nuevos movimientos de población y una inmensa angustia psicológica. El mes pasado, ocurrieron varios incidentes críticos, desde ataques con dispositivos explosivos improvisados, asesinatos selectivos, secuestros, tiroteos, incendios provocados, enfrentamientos violentos entre las diferentes partes en conflicto.
 
En los últimos cinco años, la crisis del lago Chad ha matado a miles de personas y ha causado múltiples oleadas de desplazamientos en Níger y en las fronteras de los países vecinos. Las Naciones Unidas estiman que la región de Diffa alberga actualmente a unos 250.000 refugiados, desplazados y retornados, quienes, junto con las comunidades locales, se enfrentan a una creciente inseguridad, falta de recursos y asistencia insuficiente.
 
Para garantizar el acceso de todos a la atención médica gratuita, MSF apoya a tres hospitales (ubicados en la ciudades de Diffa, Nguigmi y Mainé Soroa), así como a varios centros de salud. Nuestros equipos también organizan clínicas móviles para atender a las personas más vulnerables que no tienen acceso a servicios médicos y para comunidades nómadas entre Níger y el estado de Yobe en Nigeria.
 
MSF trabajó en Níger por primera vez en 1985. Actualmente, la organización trabaja para reducir la mortalidad infantil y mejorar la calidad de la atención pediátrica, al mismo tiempo que está ampliando la asistencia a las víctimas de violencia y desplazamiento. MSF también facilita el acceso a servicios médicos de calidad para las personas en movimiento, incluidos migrantes, que a menudo están en riesgo de abuso y exclusión. Nuestros equipos también responden a epidemias y apoyan a las autoridades de salud para mejorar la cobertura de inmunización de enfermedades como el cólera, el sarampión y la meningitis, cuando es necesario.