16.08.2019
Las condiciones siguen siendo graves y las necesidades humanitarias aún no están cubiertas en el noreste de Nigeria.
 
Han pasado 10 años desde que comenzó una insurgencia en el noreste de Nigeria, con grupos armados de oposición que luchan contra el ejército nigeriano. Ha pasado una década, pero el conflicto está lejos de terminar. La violencia sigue obligando a las personas a abandonar sus hogares, y muchas familias desplazadas ahora viven en campos operados por las autoridades estatales o establecidos informalmente junto a las comunidades locales. La mayoría de los desplazados son mujeres y niños, y dependen en gran medida de la asistencia humanitaria para sobrevivir. Se estima que 1,8 millones de personas han sido desplazadas en los estados de Borno, Adamawa y Yobe.
 
Desde 2009, los crecientes niveles de inseguridad y desplazamiento forzado han seguido perturbando la vida de las personas en Borno. Médicos Sin Fronteras (MSF) comenzó a responder a esta crisis en 2014, pero la respuesta humanitaria más generalizada se tomó tiempo en comenzar. En 2016, MSF dio la alarma sobre la situación en Bama, en Borno, cuando los equipos allí presenciaron elevados niveles de desnutrición.
 
Aunque la ayuda humanitaria ha aumentado en los últimos años, las brechas en lo que respecta al apoyo a las comunidades desplazadas no se han abordado adecuadamente. Muchas áreas de Borno siguen siendo muy inseguras hoy en día, lo que dificulta la prestación de asistencia. Los trabajadores humanitarios solo pueden trabajar en las llamadas "ciudades cuartel" (garrison towns), enclaves controlados por el ejército nigeriano, y no pueden acceder a otras áreas fuera del control militar. Pero incluso dentro de estas ciudades, las necesidades de las personas permanecen insatisfechas. Esto ha obligado a algunas personas a abandonar la relativa seguridad de los campos, arriesgando sus vidas fuera del perímetro de seguridad, para buscar comida y leña.
 
En los campos formales, las restricciones en cuanto a la libertad de movimiento socavan las oportunidades para la autosuficiencia y evitan que las personas cultiven, y esto los hace muy dependientes de la asistencia humanitaria para su sobrevivencia. La situación está agravando los traumas físicos y psicológicos a largo plazo que supone el haber vivido una década de violencia.
 
 
En los campos informales, las personas se encuentran hacinadas en pequeñas extensiones de tierra, con poca infraestructura o apoyo humanitario para garantizar que se cubran sus necesidades básicas. Muchas familias duermen en pequeñas chozas hechas de plástico, ropa y telas rotas, que son incapaces de soportar incluso breves períodos de lluvia.
 
"Desde que llegamos a este campo hace ocho meses no hemos tenido ninguna letrina que podamos usar. Todos hemos defecado al aire libre, generalmente corriendo hacia el arbusto cercano ”, dice Lami Mustapha, de 40 años. Vive en un campo informal en Maiduguri, la capital del estado de Borno, con sus ocho hijos. Rabi Musa, una madre de 10 hijos con 50 años de edad, también contó a MSF que la vida en el campo informal no fue fácil. “Todos tenemos que mendigar, incluidos mis hijos, y realizar trabajos de baja categoría para sobrevivir. No hay ayuda en camino ”.
 
"En los últimos seis años me he visto obligada a moverme tres veces. Las primeras dos huí de ataques violentos, y la tercera debido a las difíciles condiciones de vida ”, recuerda Yakura Kolo, de 30 años, que vive con cinco niños en un campo para personas desplazadas.
 
En Maiduguri, la afluencia de personas desplazadas de toda la región ha llevado a que la población se duplique: pasó de uno a dos millones. Si bien la mayoría de las agencias de ayuda y gran parte de la ayuda humanitaria se concentra aquí, las necesidades son enormes y los servicios de salud aún no tienen suficientes recursos.
 
MSF gestiona el programa de alimentación terapéutica más grande en el distrito Fori de Maiduguri, que atiende a niños con desnutrición grave que presentan complicaciones médicas. Se admiten hasta 300 niños cada mes. En mayo y junio de 2019, MSF vio un aumento en el número de pacientes con desnutrición, pues las personas no tienen suficientes alimentos para para el periodo entre cosechas, conocido como "brecha de hambre". MSF no pudo admitir a varias personas, pues el centro de alimentación había alcanzado su capacidad máxima. En el distrito de Gwange, MSF gestiona un hospital pediátrico para los habitantes de Maiduguri y las personas desplazadas, con una unidad de cuidados intensivos que también puede responder ante brotes de enfermedades infecciosas. En 2019, más de 3,000 niños con sarampión fueron ingresados y tratados en el hospital de Gwange.
 
 
Fuera de Maiduguri, MSF brinda atención médica muy necesaria en las ciudades de Pulka, Gwoza y Ngala, incluyendo atención médica primaria y secundaria, tratamiento para la desnutrición, servicios de maternidad y apoyo en salud mental.
 
"Al ser el único centro de atención médica secundaria para toda el área, estamos luchando por hacer frente al aumento de pacientes y al deterioro de la salud debido a factores estacionales y las malas condiciones de vida", explica Ewenn Chenard, coordinador del proyecto de MSF en Ngala. “En promedio, más de 750 personas llegan mensualmente a los campos de este lugar. Más de 60,000 personas desplazadas viven actualmente en menos de un kilómetro cuadrado de tierra, la mayoría bajo refugios improvisados mal hechos que se dañan fácilmente con los fuertes vientos de arena y fuertes lluvias ".
 
Con la llegada de la temporada de lluvias, se espera que la salud de las personas desplazadas empeore. Es probable que haya un aumento en los casos de malaria y las personas que no han recibido tratamiento preventivo son particularmente vulnerables. MSF ha comenzado a tratar a pacientes con malaria en sus clínicas en Maiduguri, donde se aumentó el número de camas de 80 a 210. Además, se está implementando una campaña de quimioprevención de la malaria estacional en Banki, Bama, Rann, Ngala y Pulka, para proporcionar dosis de medicamentos antipalúdicos a niños de entre tres y 59 meses.
 
En todo Borno, las inundaciones durante la temporada de lluvias han deteriorado las instalaciones de higiene. La falta de agua potable empeora aún más la vulnerabilidad de las personas, especialmente los niños, a enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera. MSF ha establecido centros de tratamiento del cólera, que cuentan con 100 camas en Maiduguri y 60 camas en Ngala respectivamente, para responder rápidamente a cualquier potencial brote.
 
"En el noreste de Nigeria, las personas siguen expuestas a un alto nivel de violencia y experiencias traumáticas en medio un conflicto que está lejos de terminar", explica Luis Eguiluz, jefe de misión de MSF para Nigeria. "Su sufrimiento y vulnerabilidad se extienden a los campos para personas desplazadas, donde las necesidades humanitarias inmediatas no se abordan adecuadamente".
 
 

Las actividades de MSF en el noreste de Nigeria

MSF trabaja en Nigeria desde 1996, y ha tenido una presencia permanente en el noreste del país desde 2014. Los equipos de MSF actualmente brindan atención médica en Gwoza, Maiduguri, Ngala y Pulka en el estado de Borno, mientras que los equipos de emergencia responden a brotes de enfermedades y otras necesidades humanitarias urgentes.