27.08.2019

El norte de Camerún está lidiando con un brote de cólera, y se ha visto un aumento en el número de casos reportados desde mayo de 2019. Los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) se están movilizando para prevenir la propagación de la enfermedad, y para evitar un pico grave en los casos, como el que afectó a la región del Lago Chad en 2018.

"La ciudad de Pitoa ha reportado recientemente una docena de casos de cólera, incluyendo tres muertes, en un corto periodo de tiempo. Estos casos no parecen estar relacionados entre sí. La situación es particularmente preocupante, pues significa que el cólera se ha propagado en la comunidad ", explica Justin Eyong, epidemiólogo de MSF.

Desde mayo de 2019, los casos de cólera han aumentado en el norte de Camerún, en Pitoa y en la cercana Garoua, la capital de la región, pero también más al norte, en los pueblos ubicados en el distrito de salud de Kaélé. En 2018, los países vecinos al Lago Chad se vieron afectados por varios brotes de la enfermedad, que afectaron a más de 45,000 personas y mataron a más de 900.

MSF respondió en Camerún, Nigeria y Níger, apoyando a las autoridades sanitarias locales a brindar atención a más de 30,000 pacientes y vacunar a más de 550,000 personas. Ahora, los equipos de MSF han regresado a la región para evitar que la epidemia esté fuera de control. "El cólera es una enfermedad grave y altamente contagiosa que puede causar la muerte en 24 horas si no se trata", dijo el Dr. Jean-Patrick Ouamba, coordinador médico adjunto de Médicos Sin Fronteras.

Cuando el equipo de MSF llegó a Pitoa, las autoridades sanitarias locales ya habían comenzado a investigar la situación, preguntando a los pacientes que presentaban síntomas de la enfermedad sobre sus movimientos recientes, sus dietas y otras actividades. "Se descubrió que casi la mitad de los casos tenían contacto con fuentes de agua dudosas: probablemente agua contaminada utilizada para lavar ropa o platos, o pozos excavados cerca de letrinas contaminadas", explica Justin Eyong.

Alphonse Elogo, especialista en agua y saneamiento, y Hadidjatou Bidisse, un promotor de salud de MSF, pudieron identificar fuentes de agua potencialmente contaminadas al hablar con la población local en estas áreas. Esta investigación epidemiológica permite a los equipos enfocarse en la respuesta al brote, en particular, a la organización de actividades de promoción de la salud en la comunidad sobre buenas prácticas de higiene, la desinfección de fuentes de agua y la organización de vacunaciones.

 

 

"Cuando se trata del cólera, la prevención con un público diana, que incluya la vacunación, es una prioridad. Por supuesto, también es necesario prepararse para el tratamiento de los pacientes porque la enfermedad puede ser mortal muy rápidamente. Pero esto no reemplaza la importancia de la prevención, que tiene como objetivo prevenir la propagación de la enfermedad más allá de los primeros casos ", explica el Dr. Jean-Patrick Ouamba.

A principios de agosto, las autoridades sanitarias locales organizaron una campaña de vacunación en la región de Garoua. "Esto debería ayudar a frenar la propagación de la epidemia, pero no se han realizado vacunaciones en todas las áreas afectadas. Este es el caso en el distrito de salud de Kaélé, donde los casos se han registrado regularmente desde finales de junio de 2019", dice el Dr. Jean-Patrick Ouamba.

 

 

En Kaélé, así como en Pitoa, los equipos de MSF están trabajando para educar a los pacientes, sus familias y cuidadores, al personal médico y a la población en general sobre la enfermedad. Los miembros de la comunidad en áreas de riesgo son informados regularmente sobre las medidas preventivas para que ellos y ellas, a su vez, puedan transmitirlas a sus comunidades: como lavarse las manos antes de las comidas y después de usar el baño, tratar el agua antes de usarla, lavar las frutas y verduras antes de consumirlas, y cocinar adecuadamente todas las comidas. Con el apoyo de otros actores humanitarios, se planean actividades de promoción de la salud más generalizadas. "También estamos considerando la desinfección de algunas fuentes de agua y haremos un llamado para mejorar el acceso al agua potable a largo plazo", explica Alphonse Elogo, especialista en agua y saneamiento de MSF.

Además de la prevención, MSF ha rehabilitado tres centros de salud en Garoua, Pitoa y Midjivin (en el distrito de salud de Kaélé) y ha proporcionado a las instalaciones equipos y formaciones para el personal, para apoyar así el tratamiento de pacientes de cólera. Algunas instalaciones reciben asistencia directa del personal de MSF. Los equipos médicos de MSF mantienen un alto nivel de vigilancia en el norte de Camerún, así como en el estado vecino de Borno, el noreste de Nigeria, y en las regiones de Mayo-Kebbi East y Mayo-Kebbi West en Chad.

 

 

Cólera en la cuenca del Lago Chad

El cólera, una enfermedad grave y altamente contagiosa que puede causar diarrea severa y vómitos, es endémica en la cuenca del lago Chad. Sin un tratamiento adecuado, puede resultar fatal rápidamente debido a la deshidratación severa que causa. El cólera se transmite a través del contacto con las heces o el vómito de las personas infectadas con la enfermedad, es decir, tiene relación con malas prácticas higiénicas, entre las que se incluye no lavarse las manos después de ir al baño o ingerir alimentos o agua contaminados.

En la temporada de lluvias, las inundaciones aumentan el riesgo de transmisión de la enfermedad. La pobreza y los desplazamientos de población relacionados con la inseguridad en la región del lago Chad también son factores agravantes para la propagación del cólera. Muchas personas en esta región viven en condiciones precarias muy cerca de otras, sin acceso a agua potable o saneamiento adecuado. Además de esto, los sistemas sanitarios locales están debilitados o frecuentemente están afectados por conflictos.