20.03.2020
Hace una semana, Médicos Sin Fronteras (MSF) comenzó a apoyar la respuesta a la pandemia COVID-19 en el hospital Codogno, donde se detectó el primer caso italiano de COVID-19, en la región de Lombardía, en el norte de Italia.
 
La mitad de las 100 camas en este hospital están dedicadas actualmente a pacientes que reciben atención para el COVID-19. El equipo de MSF, compuesto por médicos, enfermeras y expertos en higiene, trabaja todos los días con el personal del hospital, incluidos los trabajadores de la salud y los equipos de limpieza, para apoyarlos. Uno de los objetivos clave de nuestro equipo es proteger al personal del hospital para que no se infecten con el virus.
 
La rápida propagación de este virus nuevo y poco conocido, la gran afluencia de pacientes a un ritmo frenético y la escasez generalizada de equipos de protección personal en toda Italia son factores que exponen a los trabajadores de salud de la primera línea a un gran riesgo de infección. Más de 3,500 trabajadores de la salud en Italia han dado positivo por COVID-19. La protección del personal sanitario es tan crucial como siempre, porque están en la primera línea en la lucha contra el virus.
 
El equipo de MSF está trabajando con la mayor cantidad de personal hospitalario posible, de todos los departamentos, en cooperación con el servicio de higiene hospitalaria, para aumentar el conocimiento entre el personal sobre cómo protegerse del virus y garantizar la mejor atención posible para los pacientes.
 
"Con todo lo que el personal del hospital debe hacer para atender a los pacientes, tienen poco tiempo para pensar en sí mismos", explica Carlotta Berutto, enfermera y coordinadora de la intervención de MSF en Codogno, que cuenta con más de 10 años de experiencia en misiones humanitarias en el extranjero. "Hoy los estamos ayudando a combatir la pandemia de manera segura, para que puedan continuar su trabajo cuidando a todos los pacientes, tanto los afectados por COVID-19 como los demás pacientes que necesitan tratamiento".
 
Cuando registramos el primer caso, el virus ya estaba circulando. Ahora necesitamos gestionar esta epidemia y evitar nuevas infecciones”, dice la Dra. Andrea Filippin, directora del hospital Codogno. "El apoyo de MSF es muy importante, y hemos estado aprendiendo mucho juntos en la lucha contra este virus".
 
Entre las actividades respaldadas por MSF en el hospital Codogno se encuentra la identificación del flujo de pacientes y personal dentro del hospital, para ayudar a separar las salas que podrían estar contaminadas de las salas con menos riesgo.
 
Esta emergencia nos afecta a todos. Por esta razón, la respuesta requiere de trabajo en equipo”, explica Angelo Rusconi, un experto en logística de agua e higiene de MSF que trabaja en Codogno. "Estamos compartiendo con nuestros colegas en Italia nuestra experiencia en el manejo de grandes epidemias, trabajando como un solo equipo unificado".
 
MSF también ha comenzado actividades en Codogno para apoyar a los médicos generales y trabajadores sanitarios que brindan atención a los pacientes en el hogar cuando no necesitan hospitalización. MSF también está apoyando al personal de un asilo para personas de la tercera edad donde surgieron algunos casos. Nuestros equipos también están trabajando en otros hospitales en la provincia de Lodi, donde continúan llegando nuevos pacientes todos los días.