MSF322123.jpg

MSF322117.jpg

MSF322121.jpg

MSF322141.jpg

  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
  • COVID-19: Khayelitsha Field Hospital
12.06.2020

En mayo, el Ministro de Salud de Sudáfrica advirtió que, con la tasa actual de contagios, Sudáfrica superaría su capacidad de camas hospitalarias, posiblemente a fines de junio.

“Mientras la COVID-19 continúa extendiéndose, las salas del hospital del distrito de Khayelitsha se han llenado de casos sospechosos y confirmados. Estamos ayudando a aumentar la capacidad de atención médica local para satisfacer estas necesidades urgentes; esto ayudará a salvar vidas", explica el Dr. Eric Goemaere, responsable del proyecto del hospital de campo COVID-19 que hemos desarrollado en el municipio de Khayelitsha, un asentamiento densamente poblado dentro de Ciudad del Cabo.

La comunidad de Khayelitsha ha soportado la peor parte de las contagios por COVID-19 en el país, impulsándonos a desarrollar la instalación de tratamiento de desbordamiento de 60 camas, que gestionará pacientes de COVID-19 de moderados a graves en apoyo del hospital local.

"Dado que los pacientes sufrirán dificultad respiratoria, todas las camas estarán equipadas con concentradores de oxígeno", explica Goemaere.

Abrimos este hospital el 1 de junio, en presencia del Ministro Nacional de Salud. Un día después, el centro recibió a 24 pacientes con COVID-19.

Donde la pandemia ha golpeado duro

Khayelitsha fue el primer municipio de Sudáfrica en registrar un caso confirmado de COVID-19, a finales de marzo y, desde entonces, ha sido el más afectado por la comunidad. Más de la mitad de los cerca de 500.000 residentes de Khayelitsha viven apiñados, en chozas y viviendas informales.

El desempleo representa al 42% de la población, y el 60% de los residentes carecen de agua corriente en sus hogares. En medio de la pobreza extrema, los contagios por COVID-19 han aumentado de unas 25 contagios diarios en mayo a más de 150 contagios diarios en junio, un alarmante aumento del 600%.

Sigue la atención para pacientes con VIH / TB

“Estamos aquí para ayudar a hacer frente a una gran emergencia humanitaria. Pero no solo estamos hablando de COVID-19. Estamos trabajando para proporcionar tratamiento para COVID-19 mientras mantenemos nuestros servicios para personas con dos de las enfermedades crónicas más prevalentes, VIH y tuberculosis (TB)", explica Nompumelelo Zokufa, gerente de Promoción de la Salud en Khayelitsha.

Hemos trabajado en la comunidad de Khayelitsha durante más de 20 años, desarrollando estrategias innovadoras para la atención en todas las etapas del proceso de tratamiento para personas que viven con VIH y/o TB resistente a los medicamentos.

A medida que el sistema de salud se ve abrumado por la COVID-19, los programas de VIH y TB han sido interrumpidos. La restricción del movimiento para reducir la propagación de la COVID-19, además de que los pacientes tienen miedo de abandonar sus hogares para recoger sus medicamentos en las clínicas, o incluso hacerse la prueba debido al riesgo de contagio por coronavirus, significa que menos personas visitan los centros de salud. También es probable que muchos de los que llegan a centros de salud con TB sean identificados erróneamente como sospechosos de COVID-19, ya que los síntomas son similares.

“Cuanto más aprendamos sobre la COVID-19, mejor podremos ajustar nuestra respuesta. Ahora vemos que la atención médica esencial, incluidos los servicios de VIH y TB, se ha visto afectada negativamente en todos los ámbitos", explica la Dra. Laura Trivino, coordinadora médica de MSF en Sudáfrica.

Adaptarse a los desafíos de COVID-19

El Departamento de Salud de Sudáfrica, con nuestra ayuda y de otros socios, ha estado tratando de encontrar un equilibrio entre abordar COVID-19 y garantizar que no se olviden el VIH y la TB.

“La respuesta de COVID-19 tiene como objetivo separar a las personas, especialmente aquellas con alto riesgo de enfermedad grave de COVID-19, de los riesgos, y una forma de hacerlo es trasladar ciertos servicios fuera de los centros de salud, que son puntos críticos de contagio potencial. En la práctica, MSF hemos estado ayudando a las autoridades locales a darles a los pacientes con VIH y TB más tiempo de reabastecimiento de medicamentos, incluso apoyando la entrega de medicamentos a sus hogares. También mediante la detección de COVID-19 en las instalaciones como una forma de evitar que las personas con COVID-19 infecten a otros asistentes a la clínica”, dice Trivino.

Pero para evitar que las medidas de COVID-19 interrumpan completamente los servicios de VIH y TB, es importante que las pruebas de VIH y TB se integren rápida y efectivamente en la respuesta de COVID-19.