24.04.2015

Buque de rescate

  • Tripulación de 20 personas de MOAS y MSF
  • 2 médicos y 1 enfermera
  • Capaces de tratar la deshidratación, quemaduras por combustible, quemaduras severas, hipotermia y emergencias más complejas
  • Equipado con 2 botes inflables de casco rígido de alta velocidad
  • Dos helicópteros no tripulados con cámaras de vigilancia

Cada año, miles de personas que huyen de la violencia, la inseguridad y las privaciones en sus países intentan un peligroso viaje a través de África del Norte y el mar Mediterráneo hacia Europa. Y cada año, un sinnúmero de vidas se pierden en el camino. Tan sólo en 2014, se cree que más de 3.400 personas han muerto durante la travesía; en lo que va de este año, más de 1.500 personas han fallecido ahogadas.

Aquellos que logran sobrevivir la travesía son detenidos con frecuencia en ínfimas condiciones en Europa. Muchos países de la Unión Europea han cerrado sus fronteras terrestres, y las instalaciones de tránsito y recepción están mal equipadas para hacer frente al gran volumen de llegadas, que a veces incluso, les privan de condiciones básicas de alojamiento en los países de acogida.

Y sin embargo, a esas personas detenidas perversamente se les podría llamar los "afortunados". Tan sólo en sus cuatro primeros meses, el 2015 ya apunta a ser el año más mortífero para las personas que intentan el viaje, sobre todo ahora que la operación de rescate italiano Mare Nostrum, ha sido cancelada.

"Se está cavando una fosa común en el Mar Mediterráneo, y las políticas europeas son las responsables", dijo Loris De Filippi, presidente de MSF Italia. "Frente a las miles de personas desesperadas que huyen de guerras y crisis, Europa ha cerrado sus fronteras, obligando a las personas que buscan protección a arriesgar sus vidas y morir en el mar. No hay más tiempo para pensar, estas vidas deben ser salvadas ahora".

En respuesta a la necesidad urgente de actividades de búsqueda y salvamento marítimos, MSF se ha asociado con la Estación de la Ayuda al Migrante por Mar (MOAS, Migrant Offshore Aid Station) para proporcionar asistencia a las personas que huyen de las crisis y que arriesgan sus vidas para llegar a un refugio seguro en Europa.

La operación se llevará a cabo entre mayo y octubre de 2015, periodo en el que se espera que el número de personas desesperadas que intentan cruzar el Mediterráneo llegue a su pico. El equipo conjunto de MSF y MOAS estará estacionado en el Mediterráneo central a bordo del Phoenix, un barco de rescate de 40 metros de eslora. Equipado con motores de alta velocidad, botes inflables de casco rígido, helicópteros de vigilancia no tripulados equipados con cámaras, y una tripulación de 20 personas, el barco ofrecerá apoyo para salvar vidas a las personas en peligro.

El personal médico de MSF proporcionarán atención de emergencia para salvar vidas y tratar emergencias como la deshidratación, quemaduras por combustible, quemaduras severas o hipotermia. También estará equipado para hacer frente a emergencias más complejas, incluidas las emergencias obstétricas, y será capaz de proporcionar reanimación y soporte vital básico.

Junto con la misión de búsqueda y rescate, MSF sigue prestando asistencia médica a los que llegan a Europa y continúa abogando por una mayor asistencia a los refugiados y solicitantes de asilo en todo el mundo.

¿Por qué ha MSF decidido intervenir en el Mediterráneo?

MSF ha decidido trabajar en el Mediterráneo porque vemos que las personas que huyen de algunas de las peores crisis humanitarias de nuestro tiempo están tomando riesgos mortales y están muriendo en el mar en sus intento de escapar. El año pasado más de 3.500 hombres, mujeres y niños murieron tratando de llegar a Europa, y encontramos este hecho tanto trágico, como totalmente inaceptable.

El número de personas que ya están reportadas como desaparecidas o muertas en el primer trimestre de 2015 representa un récord histórico para el Mediterráneo. Sabemos que nuestra operación en sí misma no es suficiente, pero tenemos la capacidad de actuar y vamos a hacer lo que podamos para salvar vidas.

¿De dónde proceden esos migrantes y refugiados?

Los datos disponibles sugieren que hay un alto número de solicitantes de asilo que huyen de los conflictos y las crisis humanitarias en África subsahariana y en Oriente Medio. Es esencial entender que estas personas toman grandes riesgos y sus decisiones son a menudo influenciadas por circunstancias extremadamente graves en sus países de origen.

Si MSF es apolítica, ¿por qué la organización entra en el terreno de la política europea?

Nos sentimos obligados, ante todo, a ayudar a las personas que están muriendo en el Mediterráneo en este momento. Tenemos los medios y para nosotros, ignorar el problema no es una opción. Por supuesto, somos conscientes de que al hacer esto estamos entrando en un debate político muy polémico en Europa. Sin embargo, creemos que la inacción no puede justificarse por razones ideológicas y que, de hecho, como una organización médica que se inspira en la ética médica, hay que tomar medidas.

¿No son la búsqueda y rescate operaciones que alientan a los solicitantes de asilo a tomar riesgos y hacer más fácil el trabajo de los traficantes de personas?

La disponibilidad de los barcos de rescate no es lo que está impulsando a la gente a hacia el mar. Se han cerrado las rutas seguras y legales para llegar a Europa, obligando a los hombres, mujeres y niños a tomar decisiones muy difíciles y peligrosas. El contrabando es un síntoma de este problema, no la causa, ya que es un negocio que se alimenta de la miseria y la desesperación de la gente, y que se desarrolla frente a las políticas de inmigración restrictivas.

Lo único que puede poner a los traficantes de personas fuera del negocio es la apertura de rutas seguras y legales a Europa para aquellos que huyen de sus países. No importa qué tan alto gobiernos europeos construyan sus cercas, la gente va a seguir viniendo.

¿No son las operaciones de  búsqueda y rescate -como la colaboración MOAS / MSF- un factor de atracción que podría alentar a las personas a arriesgar sus vidas en el Mediterráneo?

La gente ha estado huyendo de las guerras, la desigualdad y la miseria en busca de una mejor vida para ellos y sus familias durante miles de años. Más específicamente, la gente ha estado cruzando el Mediterráneo en botes no aptos para el viaje por más de una década. Durante ese período, más de 20.000 personas han perdido la vida a las puertas de Europa. No queremos ver que este número crezca.

La realidad es que la gente no dejará de intentar cruzar el Mediterráneo porque Europa ha dado la espalda a ellos. De hecho, los datos muestran que, después de la suspensión del programa de Mare Nostrum, el número de llegadas son incluso más altos que en 2014, que fue un año de récord de llegadas de barcos en el Mediterráneo.

Si estas personas están huyendo de las crisis en sus países, ¿No serían los recursos de MSF mejor gastados en estos países de origen?

Para nosotros, no es uno o el otro. MSF está presente en más de 65 países de todo el mundo, incluyendo muchos de los países de donde provienen aquellos que huyen a través del Mediterráneo, así como también en los países de primer refugio, los países de tránsito y los países de destino en Europa. Nuestras operaciones en estos lugares van a continuar. Estas son personas que requieren atención médica, que están en movimiento, por lo que también nosotros debemos estar en movimiento para seguir ayudándoles. No vamos a abandonarlos en su momento más vulnerable y no detendremos nuestras demás operaciones.

¿Por qué ha de MSF decidió asociarse con MOAS?

MSF ha optado por asociarse con MOAS debido a que tienen experiencia en búsqueda y rescate en el mar Mediterráneo. Como hemos visto con algunas de las últimas tragedias, el proceso es peligroso y se necesitan tripulaciones capacitadas para asegurar que un rescate se efectúe de la manera correcta.

Aunque MSF está bien versado en la prestación de atención médica a las personas con necesidades agudas en circunstancias muy difíciles, esta es la primera vez que realizamos este tipo de búsqueda, rescate y operación de ayuda médica en el mar. MOAS ha sido responsable de salvar 3.000 vidas en el último año en Mediterráneo; su probada experiencia en la búsqueda y rescate será crucial para el éxito de la global de la operación.

¿Qué tipo de barco es el Phoenix?

El Phoenix es un buque de investigación que ha sido especialmente adaptado por MOAS para fines de salvamento. Tiene 40 metros de largo y una capacidad máxima de 400 personas. La tripulación de 20 personas del barco se compondrá de un equipo de profesionales dedicados a la vigilancia, búsqueda y rescate, y de un equipo médico que será capaz de proporcionar atención médica de emergencia de calidad una vez que los pacientes estén a bordo. El Phoenix está equipado con dos botes inflables de casco rígido que pueden ser lanzados al agua para llegar a las embarcaciones en peligro y transferir a los pasajeros. También está equipado con dos helicópteros no tripulados de gran tamaño con cámara de vigilancia.

¿Cómo se decide quién es rescatado?

Siempre vamos a trabajar en estrecha coordinación con el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo Italiano (MRCC) y los guardacostas. Los rescates se producen de dos maneras diferentes: cuando un buque en peligro es descubierto durante la vigilancia, vamos a compartir la información con el MRCC en Roma, que ayudará a determinar el estado de la embarcación y las necesidades de las personas a bordo. A continuación, ellos nos darán directrices para brindar el apoyo necesario. Alternativamente, el MRCC en Roma se pondrá en contacto con nosotros y nos dirigirá a una embarcación que ya hayan identificado que se encuentra en peligro.

¿Cuál es la diferencia entre un solicitante de asilo, un refugiado y un migrante? Son los términos intercambiables?

No. Si bien los medios de comunicación e incluso algunos funcionarios suelen utilizar los términos indistintamente, tienen muy diferentes definiciones legales.

Un refugiado es una persona que ha huido de su país y no puede regresar debido a un temor bien fundado de persecución debido a su raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un determinado grupo social. El estatuto de refugiado es evaluado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) o por un Estado con una política compasiva.

Un solicitante de asilo es alguien que dice ser un refugiado y ha solicitado asilo en otro país, pero cuya solicitud aún no ha sido evaluada de manera definitiva.

Un inmigrante es alguien que decide mudarse a fin de mejorar las perspectivas de futuro de ellos y sus familias.

Como agencia humanitaria que participa en acciones de búsqueda y rescate, MSF no tiene el mandato o los medios para evaluar el estatus migratorio de las personas que atendemos. Proporcionamos atención médica sin juicio y creemos firmemente que ningún ser humano debe ahogarse cuando existen los medios para evitarlo.

¿Dónde llevarán a quienes sean rescatados?

Nuestro principal objetivo es evitar la pérdida de vidas, no transportar a la gente a través del Mediterráneo. Cuando surja una situación en la que tengamos que intervenir, lo haremos bajo la dirección del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Roma. Ellos también deciden dónde deben desembarcar aquellos que son rescatados, según lo dictado por la ley marítima. Como regla general, las personas rescatadas se llevarán, ya sea a los centros de acogida en el sur de Italia (Sicilia) o serán transferidas del Phoenix a un buque guardacostas italiano.

¿Qué tipo de actividades médicas se llevará a cabo a bordo?

El equipo médico de emergencia a bordo del Phoenix, que comprende dos médicos y una enfermera, tendrá las habilidades necesarias, equipos y medicamentos para tratar una amplia gama de condiciones, desde las quemaduras solares y la deshidratación, hasta la reanimación y el soporte vital avanzado. El personal también ofrecerá consultas de atención primaria, tratamiento de enfermedades crónicas como la diabetes y enfermedades del corazón, y servicios de obstetricia, incluyendo la atención para un parto seguro, según sea necesario.