06.02.2020
Compartimos algunas preguntas y respuestas para entender mejor el nuevo brote de la enfermedad Coronavirus COVID-19, que comenzó a desarrollarse en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, China.
 
Se trata de un soporte muy similar al que ya proporcionamos en 2003 durante el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) causado por un tipo relacionado de coronavirus. Entonces, nuestras actividades incluyeron la formación del personal sanitario sobre cómo prevenir y controlar infecciones, y la educación sanitaria a grupos en riesgo y grupos vulnerables.
 
Desde Médicos Sin Fronteras ya hemos enviado un equipo a Hong Kong con un enfoque inicial de educación sanitaria para grupos vulnerables, como las personas ancianas y otros colectivos en riesgo.Ya que el COVID-19 es nuevo, todavía queda mucho por entender.
 
Al igual que con otros coronavirus, la infección por gotas respiratorias parece ser la principal vía de transmisión. Así, las medidas de control de infecciones como el lavado de manos y la higiene respiratoria (también llamada “etiqueta de la tos”, que consiste en cubrir la boca al toser con pañuelos desechables o ropa) son muy importantes para ayudar a prevenir nuevos casos.
 

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

¿Qué es el coronavirus 2019-nCoV (COVID19?

El virus fue identificado a principios de enero por científicos chinos y ahora se llama SARS-CoV-2, debido a sus similitudes con el virus que causa el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo). El nombre de la enfermedad causada por este nuevo virus es Covid-19.
 
 Los coronavirus son una gran familia de virus, la mayoría de los cuales son inofensivos para los humanos. Se sabe que cuatro tipos causan resfriados y otros dos tipos pueden causar infecciones pulmonares graves (SARS y MERS) similares a Covid-19.
 
Como todos los virus, el SARS-CoV-2 necesita células de seres vivos para multiplicarse. Este virus parece apuntar a las células de los pulmones, y posiblemente a otras células del sistema respiratorio también. Las células infectadas por el virus producirán más partículas de virus, que luego se pueden transmitir a otras personas al toser, por ejemplo.
 
Los síntomas principales incluyen debilidad general, fiebre, tos y, en una etapa posterior, dificultad para respirar. En el 20% de los casos reportados, ha provocado neumonía. Sin embargo, en algunas personas los primeros síntomas son leves y la gravedad de la enfermedad varía.
 

¿Es una enfermedad peligrosa?

 
Como se trata de un virus nuevo, todavía queda mucho por entender. Nuestra comprensión del virus y de la enfermedad todavía está evolucionando. Algunas personas infectadas con 2019-nCoV han enfermado de gravedad, otras solo levemente.
 
Nuestra experiencia nos hace pensar que la enfermedad es más peligrosa para las personas mayores o las que padecen otras infecciones o dolencias, como sucede con las enfermedades infecciosas. La mayoría de los casos reportados hasta la fecha han sido leves o moderados, y alrededor del 20% de las personas infectadas experimentan una enfermedad grave.
 

¿Es contagiosa?

 
Nuestra comprensión del virus y la enfermedad todavía está evolucionando. Parece que el virus puede propagarse cuando una persona enferma tose. Pero la eficacia con la que el virus se transmite de una persona a otra todavía no se comprende completamente.
 

¿Qué se puede hacer para responder al brote?

 
Por ahora, las autoridades sanitarias están liderando los esfuerzos de respuesta, incluido el diagnóstico del virus, la atención médica, el seguimiento de contactos y las investigaciones para comprender mejor la enfermedad. Como se trata de un virus nuevo, actualmente no existe una vacuna o un tratamiento específicos (aunque se brindan cuidados de apoyo para tratar los síntomas), y la comprensión del virus y la enfermedad aún está evolucionando.
 
Sabemos que, en un brote de enfermedad respiratoria, es importante aplicar higiene de las manos y respiratoria, evitar el contacto cercano con personas que muestran síntomas de enfermedad respiratoria, y acudir al centro de salud en caso de sentir malestar. La conciencia pública sobre el virus y las medidas de prevención mejoradas son claves.
 

¿Cómo puedo evitar contagiarme?

 
Al igual que con otros coronavirus, la infección por gotas parece ser el principal modo de transmisión, por lo que las medidas de control de prevención de infecciones como el lavado de manos y la higiene respiratoria (etiqueta de la tos y estornudos) son importantes para la prevención.
 
La higiene de las manos es primordial, así que se recomienda lavarlas frecuentemente con agua y jabón. Usa suficiente jabón y asegúrate de lavar todas las partes de ambas manos. Debes dedicar al menos 20 segundos a lavarte ambas manos. Si no hay suciedad visible, un gel a base de alcohol también es una buena opción.
 
Si toses o estornudas, cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo de papel o con la parte interior del codo. Tira de inmediato los pañuelos usados a la basura, al igual que las máscaras usadas, y lávate las manos.
 
Una mascarilla es una buena medida preventiva para protegerse de respirar el virus o transmitirlo si estás enfermo. Toca los cordones de la mascarilla solo cuando te la quites, tírala a la basura y lávate las manos.
 

¿Qué hace Médicos Sin Fronteras en la epidemia de coronavirus 2020?

 
Médicos Sin Fronteras envió 3,5 toneladas de equipamiento de protección médica especializado al Hospital Wuhan Jinyintan en la capital de la provincia de Hubei, China, el epicentro del actual brote de coronavirus COVID-19.
 
En Hong Kong Médicos Sin Fronteras brinda sesiones de educación sanitaria (promoción de la salud y medidas preventivas) para grupos de personas vulnerables.
 

Información rigurosa para protegernos del coronavirus

 
La epidemia por coronavirus está generando tal avalancha de información que puede crearnos confusión y llevarnos a la toma de medidas irracionales con base en información poco rigurosa.  
 
No obstante, aunque es altamente contagioso, debemos recordar que su letalidad es, de momento, menor que la de la gripe estacional en nuestro entorno*. Por lo tanto, es importante encontrar el punto justo para informar con veracidad.
 
Es normal sentir miedo ante enfermedades que no conocemos y que son altamente contagiosas. Pero esta reacción solo es útil si viene acompañada de información rigurosa y de una comprensión de las medidas concretas para protegernos a nosotros y a los demás de una posible infección. La información y sensibilización puede entonces ser un factor determinante para la participación activa de la población en la contención de la enfermedad.
 
Buscar la información de fuentes fiables, transparentes y profesionales es esencial para comprender los riesgos reales, tomar medidas de protección correctas y evitar ser víctimas de bulos y miedos infundados.  
 
 
 
* La letalidad de la gripe era del  11.5% en la semana 5 de 2020. La letalidad del  nCOV era de un 2% a 5 de febrero de 2020 (494 muertes/24607 casos)