27.03.2016
Médicos Sin Fronteras está en medio de la realización de una campaña de vacunación a una escala sin precedentes en la República Centroafricana (RCA). De acuerdo con estadísticas oficiales del año 2013, aproximadamente 1 de cada diez niños menores de un año no ha sido vacunados completamente.
 
Thierry Dumont, jefe de misión de MSF en RCA ha estado analizando la situación en este país. 
 
¿En qué consiste exactamente esta campaña de vacunación “multi-antígenos” en RCA?
 
Este proyecto de vacunación preventiva es la campaña más importante que MSF ha realizado en RCA. Su objetivo es proteger a los niños menores de 5 años de varias enfermedades como la polio, el tétanos, la difteria, tos ferina, hepatitis B, sarampión y ciertos tipos de neumonía y meningitis. Requiere una cantidad significante de recursos financieros, humanos y logísticos. 
 
Estamos realizando varias rondas de vacunación, ya que algunas vacunas requieren dosis múltiples para poder ser totalmente efectivas. Por ejemplo, en la ciudad de Berberati y el área circundante, en el sureste del país, acabamos de desplegar 16 equipos móviles que consisten de 370 miembros de personal médico y promotores de la salud, docenas de autos y motocicletas estacionadas en 43 sitios de vacunación.
 
Logramos vacunar a 14,000 niños en tan solo cinco días. La campaña sigue realizándose en áreas rurales menos accesibles, ya que debemos llegar hasta la gente que no tiene acceso a transportes. 
 
 
¿Por qué está realizando MSF una campaña de vacunación de tan grande escala en RCA?
 
Desde la crisis en 2013, el país ha tenido que lidiar con una grave escasez de servicios médicos. Alrededor de la mitad de la población está en necesidad constante de ayuda humanitaria de emergencia. La cobertura de vacunación es bastante baja: sólo el 13% de los niños están totalmente inmunizados.
 
Entre 2012 y 2014, el número de niños que estaban totalmente inmunizados contra el sarampión disminuyó más de un tercio, de 64% a 25%. En un país como RCA, el riesgo epidemiológico es bastante alto, al igual que el número de muertes que pueden ser atribuidas a enfermedades prevenibles con vacunas. Es esencial que la mayor cantidad posible de niños estén protegidos.
 
El trabajo del Proyecto Nacional de Vacunación es bastante difícil, hay muchos centros médicos que no funcionan adecuadamente, y el acceso a suministros médicos en algunas regiones se complica aún más debido a problemas de logística y seguridad. Además, las familias más pobres simplemente son incapaces de costear los precios de las instalaciones médicas. 
 
Por lo tanto, y en colaboración con el Ministerio de Salud, MSF ha lazando está campaña de vacunación para ponerse al día y proteger a los niños que debieron ser vacunados contra estas enfermedades pero que aún no han recibido sus vacunas. Ya vacunamos a más de 73,000 niños a lo largo de varias regiones y seguimos avanzando en el resto del país. 
 
 
¿Con qué desafíos se han encontrado durante este proyecto?
 
Más que nada, el desafío es logístico: hemos tenido que asegurar una cadena de refrigeración en una región en donde las temperaturas se acercan a los 40 grados Celsius. Es absolutamente crucial que encontremos soluciones para que las vacunas que administremos a los niños sean totalmente efectivas.
 
También hemos tenido que transportar nuestro equipo y materiales a áreas remotas y con difícil acceso. En junio, la llegada de la temporada de lluvias puede hacer aún más desafiante, ya que los caminos se vuelven inaccesibles.
 
 
Otro obstáculo significativo es el problema de la seguridad. Si bien el área de Berberati es tranquila, en otras regiones del país aún hay enfrentamientos esporádicos, y la presencia de los bandidos en los caminos restringe nuestras actividades a las ciudades más grandes.
 
En estas circunstancias, nosotros fortalecemos nuestro proyecto de planificación familiar trabajando en proximidad con los líderes de la comunidad, y también estamos manteniendo nuestras actividades de vacunación rutinarias en las instalaciones médicas en las que ya estamos trabajando. Nuestro proyecto tiene un objetivo fundamental: asegurar que los niños sean protegidos de enfermedades prevenibles durante muchos años. 
 
 
MSF trabaja en RCA desde 1996 y actualmente tiene a 230 miembros de personal internacional y más de 2,400 de personal nacional en el país. Desde 2013, MSF ha duplicado su apoyo médico como parte de su respuesta ante la crisis. Actualmente la organización está gestionando alrededor de 20 proyectos en el país. Nuestros equipos médicos ofrecen atención médica gratuita, incluyendo pediatría, vacunaciones de rutina, atención a mujeres embarazadas y cirugía, al igual que tratamiento para enfermedades como el VIH y la tuberculosis.