05.11.2018
Tras los enfrentamientos entre grupos armados que tuvieron lugar el miércoles 31 de octubre de 2018 en el norte y centro de la República Centroafricana, más de 10,000 personas huyeron para refugiarse en el recinto de un hospital apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF).
 
En Batangafo, en el norte de la República Centroafricana, tres campos para personas internamente desplazadas, numerosas casas y un mercado resultaron incendiados debido a los violentos enfrentamientos entre grupos armados. Más de 10,000 personas buscaron refugio en el recinto del hospital apoyado por MSF, mientras que cientos más huyeron al monte.
 
En Bambari, en el centro del país, los equipos de MSF en el terreno atendieron a 12 personas que resultaron heridas luego de otra serie de enfrentamientos violentos; mientras que en Batangafo, MSF recibió a 20 pacientes, incluyendo a diez que requirieron cirugía de emergencia. Entre estas víctimas, dos murieron como consecuencia de quemaduras graves.
 
Para satisfacer las necesidades iniciales de estas poblaciones desplazadas y luchar contra las enfermedades relacionadas con las precarias condiciones de vida, como la diarrea y las infecciones respiratorias, MSF ha establecido instalaciones sanitarias adicionales, como letrinas y duchas, en el hospital de Batangafo. Un equipo médico continúa trabajando para brindar atención a quienes la necesitan.
 
"La situación en Batangafo y en Bambari sigue siendo muy tensa. La protección de la población y la misión médica siguen siendo nuestras principales preocupaciones", comentó Omar Ahmed Abenza, jefe de misión de MSF en RCA. "Logramos tratar a los heridos que llegaron, pero las tensiones en estas dos ciudades son todavía muy evidentes. Pedimos la cooperación continua de todas las partes en el conflicto para brindar asistencia a todos los que la necesitan", agregó.
 
"La situación humanitaria en la República Centroafricana sigue siendo preocupante y es probable que este último estallido de violencia amenace aún más a las comunidades desplazadas que ya viven en condiciones extremadamente precarias, y que hoy carecen de alimentos, refugio y otras necesidades básicas", concluyó Abenza.
 
 
MSF es una organización médico humanitaria de emergencia que trabaja en la República Centroafricana desde 1997. De forma independiente a todos los poderes políticos, militares y religiosos, MSF gestiona doce proyectos en 7 de las 17 prefecturas de la República Centroafricana de manera imparcial, con respeto por sus equipos y actuando de acuerdo con sus principios. Los equipos ayudan a todas las personas sin ninguna discriminación por cuestiones religiosas, filosóficas o políticas. En el primer cuarto de 2018, MSF brindó más de 377,000 consultas ambulatorias gratuitas y trató a más de 270,000 pacientes con malaria a lo largo de la República Centroafricana.

Entradas relacionadas