13.11.2020

En lo que es su primera misión en la República Checa, Médicos Sin Fronteras (MSF) apoya la respuesta a la COVID-19 en hogares para personas mayores en todo el país, en colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Desde principios de noviembre, los equipos de MSF han estado brindando formación en prevención y control de infecciones (IPC) al personal de estos asilos, que se encuentran en primera línea de la respuesta a la COVID-19.

"Nuestros equipos buscaban una forma de apoyar a las comunidades más vulnerables en respuesta al deterioro de la situación por la pandemia en la República Checa", explica el coordinador del proyecto de MSF, Pavel Gruber. "Descubrimos que brindar apoyo con la prevención y control de infecciones en los hogares para personas mayores era el curso de acción más eficiente".

A principios de noviembre, la República Checa se convirtió en uno de los tres países del mundo con el mayor número de casos de COVID-19 por millón de personas. La enfermedad se está propagando con especial rapidez entre las personas mayores. El personal de las residencias para esta población, que no necesariamente tiene formación médica, a menudo se encuentra en la posición de tener que poner en práctica medidas de prevención y control de infecciones con poca o ninguna orientación o experiencia previa.

MSF tiene dos equipos móviles, cada uno compuesto por una persona de enfermería y otra de logista. Están visitando hogares para personas mayores en todo el país para brindar información y asesoría, basándose en la experiencia de MSF en el tratamiento de enfermedades infecciosas en todo el mundo, así como en nuestra experiencia en el apoyo a estos centros durante los picos de COVID-19 en España, Bélgica y otros lugares a principios de 2020.

 

 

"Para el personal de los hogares para personas mayores, ésta suele ser su primera oportunidad de discutir las medidas que están introduciendo", dice Pavel Dacko, un logista de MSF con experiencia en Kenya,  República Democrática del Congo, Níger y Chad. "Pueden hablar con alguien que tenga una visión externa. También es una oportunidad para ser evaluado".

"Recorremos el centro para personas mayores y planeamos con el personal cómo introducir zonas 'limpias' y 'sucias', nos explican si tienen habitaciones de aislamiento, y muestran el lugar donde el personal se coloca su equipo de protección y el sitio donde se desechará después de usarlo", explica Tereza Pokorná, enfermera de MSF en uno de los equipos. "Necesitamos ver todo esto físicamente porque así es como surgen las mejores ideas". 

En las dos primeras semanas de respuesta de MSF, los dos equipos móviles visitaron 23 residencias para personas mayores, principalmente en las regiones de Pilsner y Moravia del Sur. Ahora, están ampliando su apoyo a otras regiones y planean visitar otros 12 hogares en la próxima semana.

Además del apoyo in situ a través de sus equipos móviles, MSF también ha creado un sitio web que proporciona recursos para los profesionales que responden a la COVID-19, (tanto para personal médico como para no médico). En colaboración con otras organizaciones, MSF también está promoviendo el apoyo psicológico para los socorristas de primera línea.

Aunque las operaciones de MSF en la República Checa actualmente son pequeñas y se centran en actividades específicas, Médicos Sin Fronteras sigue de cerca la situación de las personas más vulnerables a la COVID-19 y sus equipos están preparados para responder cuando sea necesario.