28.02.2019
Médicos Sin Fronteras (MSF) ha puesto en pausa sus actividades médicas en el epicentro de la epidemia de Ébola, en la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo (RDC), tras un ataque a un Centro de Tratamiento de Ébola (CTE) en la ciudad de Butembo durante la tarde del 27 de febrero.
 
Atacantes no identificados incendiaron algunas de las instalaciones del recinto y los vehículos. Las llamas fueron contenidas, pero los equipos se vieron obligados a cesar de inmediato la atención a los pacientes. En el momento del ataque, había 57 pacientes ingresados en el CTE, gestionado en colaboración con el Ministerio de Salud; y de estos pacientes, 15 tenían casos confirmados de Ébola.
 
Este incidente se produce unos días después de otro ataque a un centro de tratamiento de Ébola, también apoyado por los equipos de MSF, en el distrito vecino de Katwa el 24 de febrero, forzándolo también a suspender actividades. MSF ha evacuado a su personal del área por cuestiones de seguridad, en espera de un análisis exhaustivo de los riesgos asociados a continuar brindando atención médica en el lugar. 
 
"Estamos extremadamente tristes por estos ataques a nuestras instalaciones médicas. No solo pusieron en peligro la vida de los integrantes de nuestro personal, sino también las de las personas más vulnerables que se encuentran en el corazón de nuestra respuesta: los pacientes", aseveró el Coordinador de la Célula de Emergencias de MSF, Hugues Robert. “A raíz de estos dos incidentes violentos, no tenemos más remedio que suspender nuestras actividades hasta nuevo aviso. Como médicos, es muy doloroso tener que dejar a los pacientes, a sus familias y a otros miembros de la comunidad en un momento tan crítico en la respuesta del Ébola".
 
Ningún integrante del personal ni pacientes sufrieron daños, pero ambos ataques fueron traumáticos para los pacientes, sus familiares y el personal que se encontraba dentro de los centros en aquellos momentos. El cuidador de un paciente murió durante el ataque al centro en Katwa, supuestamente al intentar huir.
 
A casi siete meses del comienzo del brote actual de Ébola en las provincias de Kivu Norte e Ituri, se han confirmado 879 casos de Ébola y han muerto 553 personas. Además de los centros de tratamiento en Butembo y Katwa, MSF también administra actividades relacionadas con el Ébola en las ciudades de Kayna y Lubéru en Kivu Norte. MSF gestiona dos instalaciones de aislamiento del Ébola en la provincia de Ituri, en las ciudades de Bwanasura y Bunia. En la ciudad de Goma, MSF ha apoyado la preparación para emergencias reforzando el sistema de vigilancia y asegurando que haya una capacidad adecuada para aislar los casos sospechosos.