28.04.2020

El 10 de abril de 2020, se confirmó un nuevo caso de Ébola en la ciudad de Beni, en Kivu Norte, al noreste de la República Democrática del Congo (RDC). La noticia llegó después de un largo intervalo sin casos nuevos confirmados: pasaron 52 días desde la notificación del último caso confirmado y transcurrieron 40 días desde que el ultimo paciente fue declarado libre de Ébola.

Solo faltaban dos días para que se declarara el esperado final del brote (es decir, 42 días después del alta del último paciente con un caso confirmado), y el diagnóstico de un nuevo caso confirmado borró cualquier expectativa de que dicha declaración llegara.

Transmisión poco clara del nuevo caso

Aún no está claro cómo contrajo el virus el paciente confirmado positivo el 10 de abril: fue diagnosticado después de su muerte, no tenía contactos conocidos con pacientes con casos confirmados de Ébola y no era un ex sobreviviente del virus que podría haber recaído. Desde la notificación de este nuevo caso, seis casos más de Ébola han sido confirmados en Beni, alcanzando un total de siete nuevos casos confirmados desde el 10 de abril.

Estos nuevos casos generaron frustración y cierto nivel de sospecha dentro de la comunidad; se realizaron protestas en la ciudad de Beni, destacando la necesidad de fuertes esfuerzos de comunicación y participación comunitaria.

Aún son posibles los repuntes de la enfermedad

Aunque el final del brote estaba a la vista, es probable que se reaviven los brotes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, que destaca cuatro razones principales por las cuales los casos podrían resurgir en la RDC:

La transmisión del Ébola podría no haberse detectado debido a las brechas en el sistema de vigilancia o en las áreas donde el acceso de las organizaciones humanitarias es limitado debido al complejo contexto de seguridad. (1)

  • El virus del Ébola logra vivir en agujas, jeringas o viales usados durante varias semanas.
  • El virus del Ébola puede permanecer en los fluidos corporales de los sobrevivientes durante varios meses siendo capaz de transmitirse durante mucho tiempo después de la recuperación del paciente (por ejemplo, a través de la transmisión sexual o la leche materna), o en casos raros, un paciente convaleciente puede recaer, como se observó ya durante este brote.
  • El virus del Ébola puede estar presente en un reserva animal en la región, y siempre existe el riesgo de una nueva introducción en humanos.

Se observaron nuevos casos hacia el final del brote de Ébola que afectó a África occidental desde 2014-2016.

Al 27 de abril de 2020, se notificaron 3,462 casos confirmados y probables, y ocurrieron 2,279 muertes como resultado del brote. 

 

(1) Organización Mundial de la Salud

(2) OMS

Entradas relacionadas