01.06.2020

Las fuertes lluvias en Kenia y la región han provocado inundaciones y han obligado a cientos de personas a abandonar sus hogares. Ahora, la ciudad de Telesgaye, una comunidad en el condado de Marsabit en el noreste de Kenia, está luchando contra un brote de cólera.

Los primeros casos de cólera se informaron en Silicho, una aldea etíope cerca de la frontera con Kenia, a seis kilómetros al norte de Telesgaye, en diciembre de 2019. Desde entonces, el brote ha provocado que miles de pacientes necesiten tratamiento, una situación que podría evitar una respuesta efectiva del lado de Kenia si no se fortalecen las medidas transfronterizas para reducir la propagación de la enfermedad.

“La gente cruza la frontera todos los días y esto no se puede detener. Tener vigilancia transfronteriza ayudará a las autoridades de salud pública a responder al brote de cólera de manera eficiente”, dijo el jefe de misión de MSF, Edi Ferdinand Atte.

Aigur caminó durante aproximadamente una hora desde Watali a Telesgaye con su hijo Naftal de ocho años para llevarlo a la unidad de tratamiento de cólera establecida por Médicos Sin Fronteras (MSF). Durante varias horas tuvo diarrea aguda y vómitos, y necesitó atención médica urgente. Desde principios de mayo, MSF ha apoyado a las autoridades de salud del condado en el centro de salud de Telesgaye, estableciendo una unidad de tratamiento de cólera de 10 camas y agregando seis camas adicionales para complementar las cuatro existentes en la unidad de salud de Illeret, a 10 kilómetros de Telesgaye.

Desde que se declaró el brote, se registraron 274 casos. A partir del 17 de mayo, cuando el equipo dejó Illeret de regreso a Nairobi, habiendo disminuido los números, MSF había admitido y tratado a 39 personas, 31 en estado grave.

"Un paciente se destaca para mí", relató la enfermera de MSF, Pacific Oriato. “La llevaron a la unidad de tratamiento de cólera y luego la dieron de alta pensando que todo estaba bien. Al día siguiente, la llevaron de regreso y, mientras hacía mi ronda de examen de pacientes por la mañana, la encontré en una condición crítica. Después de un tratamiento exitoso, fue dada de alta, pero su padre trajo a su hermano menor en una condición aún peor que ella. Los dos niños dieron positivo por cólera. Me rompe el corazón ver la devastación saber cuán tratable es esta enfermedad”.

Cubriendo casi 71 mil kilómetros cuadrados, el condado de Marsabit es el condado más grande de Kenia. Se extiende a ambos lados del desierto de Chalbi, el único en el este de África, a lo largo de la frontera con Etiopía, y es extremadamente remoto y aislado.

Los medios de vida de más de 300 mil personas en esta región árida y semiárida dependen principalmente de la cría de animales y de cultivos agrícolas de forma intermitente en función de los patrones climáticos. Muchas comunidades de Marsabit han sentido los impactos del cambio climático en su seguridad alimentaria a medida que persisten las sequías y los enfrentamientos entre comunidades.

“En los últimos años, el condado lleva casi un año sin lluvia. Las comunidades se han visto obligadas a buscar agua cavando a lo largo de los bancos tributarios del lago Turkana, que también son utilizados para la defecación por los miembros de la comunidad y sus animales. Como resultado, la probabilidad de consumir agua contaminada es alta. Como una población nómada en constante movimiento debido al ganado, la violencia alimentaria y la escasez de agua para ellos y sus rebaños, construir letrinas no es una prioridad, y tales condiciones de vida implican un alto riesgo de exposición a enfermedades transmitidas por el agua como el cólera", explicó Ibrahil El Lahham, experto en agua y saneamiento de MSF.

El brote de cólera se produce en un momento en que hay más de 1600 casos de COVID-19 en Kenia, con un paciente reportado en el condado de Wajir, al lado del condado de Marsabit. El movimiento, para fines comerciales u otros, entre los condados, es alto.

"La frágil estructura de salud del condado, el personal calificado limitado y la falta de equipo de protección significa que tratar otras enfermedades junto con el cólera podría dejar una marca devastadora en las comunidades que experimentan un brote", señala el jefe de misión de MSF Kenia, Edi Ferdinand Atte.