12.10.2015
Juba, Sudán del Sur – Las poblaciones civiles de los condados de Leer y Mayendit, en Sudán del Sur, han sido nuevamente privadas de la ayuda médica humanitaria que urgentemente necesitan, después de que hombres armados saquearan las instalaciones de MSF en Leer los días 2 y 3 de octubre. 
 
Como resultado, MSF se vio forzada a suspender sus actividades médicas y a evacuar a su equipo de Leer.
 
“MSF condena enérgicamente estos robos armados en sus instalaciones,” dice Tara Newell, la coordinadora de Emergencia de MSF. “Estos incidentes han forzado a MSF a suspender sus actividades médicas en Leer y son responsables de que la población haya sido privada de la asistencia médica que tan urgentemente necesitan.”
 
El viernes 2 de octubre, en medio de nuevos enfrentamientos, MSF fue saqueada por hombres perfectamente organizados que entraron a las instalaciones portando armas e intimidaron y amenazaron al personal de MSF. Robaron suministros médicos, autos, equipo técnico y pertenencias personales. MSF permaneció en Leer para seguir brindando atención médica a pacientes heridos por la guerra y que estaban recibiendo tratamiento al momento del incidente. 
 
Las instalaciones y el personal de MSF fueron asaltados una segunda vez por el mismo grupo armado el sábado 3 de octubre, haciendo imposible que MSF siguiera con sus actividades médicas. Como resultado, MSF se vio forzada a suspender temporalmente sus operaciones en Leer y a evacuar a su equipo. El personal de MSF no fue herido durante los incidentes y fue capaz de brindar tratamiento a cinco pacientes heridos en la guerra antes de evacuar el lugar.
 
“Las actividades médicas de MSF en Leer han sido vitales para la población vulnerable que sufre de malaria, malnutrición y otras enfermedades,” dice Newell. “Tras estos inaceptables incidentes, no queda ningún actor médico que brinde atención médica gratuita para salvar vidas en Leer.”
 
 
El acceso a la ayuda humanitaria al sur del estado de Unidad ha sido severamente limitado desde mayo, cuando un aumento en los combates y la violencia en contra de los civiles forzó a cientos de miles de personas a abandonar sus hogares, y a las organizaciones humanitarias a evacuar.
 
En julio, MSF fue la única organización médica capaz de retomar sus actividades en Leer con un pequeño equipo médico, que también estuvo brindando consultas médicas en sus clínicas móviles para las personas desplazadas en los condados de Leer y el norte de Mayendit. Esta es la tercera ocasión en que MSF ha sido forzada a suspender sus actividades médicas en Leer desde que comenzó el conflicto de Sudán del Sur en diciembre de 2013.
 
MSF está totalmente consternada por la salud de la gente en poblaciones vulnerables de Leer y denuncia que sus actividades médicas son el blanco de ataques.
 
MSF demanda una explicación de quienes fueron responsables de estos inaceptables incidentes y que se les regresen sus suministros y equipamiento. MSF sigue comprometida a brindar atención médica neutral y de manera urgente en Leer, pero no puede resumir sus operaciones hasta que estos incidentes sean abordados por las autoridades pertinentes. MSF hace un llamado a todos los actores armados del conflicto a que respeten las leyes humanitarias internacionales, que protegen a las instalaciones y al personal médico.