09.09.2020

Alrededor de 12,000 hombres, mujeres y niños se han visto obligados a evacuar el campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos, Grecia, después de que un incendio arrasara en el campo durante la noche del 8 de septiembre. Aunque se cree que el fuego no causó ninguna muerte, el campo fue incendiado casi por completo y ahora las personas están en las calles, sin ningún lugar donde quedarse. Médicos Sin Fronteras (MSF) insta a las autoridades griegas y de la Unión Europea (UE) a evacuar inmediatamente a las personas de la isla a un lugar seguro.

“Nuestros equipos vieron cómo el fuego se propagaba por Moria y tomaba fuerza durante toda la noche. Todo el lugar estaba envuelto en llamas, vimos un éxodo de personas que huían de un infierno ardiente sin dirección”, dice Marco Sandrone, coordinador de campo de MSF en Lesbos. “Los niños estaban asustados y los padres en estado de shock. Nos sentimos aliviados porque al parecer no hay víctimas; ahora estamos trabajando para abordar las necesidades inmediatas de las personas”.

 

 

Todos los servicios médicos disponibles para los refugiados y solicitantes de asilo se han interrumpido, incluidos los servicios en la clínica pediátrica de MSF.

Debido a que estas personas se han visto atrapadas en condiciones extremas durante casi cinco años, la situación ha llevado a un aumento de las tensiones y la desesperación. Esto solo ha aumentado en los últimos cinco meses a causa de los movimientos restringidos en el campo, justificados apresuradamente como una medida de salud pública en medio de la pandemia de COVID-19. Tras la reciente confirmación de casos positivos de COVID-19 entre los residentes del campo, las crecientes restricciones a las personas han hecho que la situación sea insoportable.

MSF ha estado presionando a las autoridades sanitarias y de migración griegas para que establezcan un plan de respuesta COVID-19 adecuado para Moria, que cuente con la colaboración de las personas y que ofrezca dignidad a las personas enfermas y contagiadas.

 

 

"Las autoridades griegas no han implementado una respuesta de este tipo, y la UE y otros Estados miembros de la UE han renunciado a su responsabilidad y no han hecho casi nada para resolver esta situación", asevera Aurelie Ponthieu, Asesora Humanitaria de MSF sobre Desplazamiento. “La orquestación de sufrimiento humano y la violencia que se han producido por las políticas migratorias europeas y griegas desde años es la culpable del incendio, y solo esperamos que el mismo sistema de contención inhumana no renazca de las cenizas de Moria”.

MSF pide a las autoridades griegas que adopten inmediatamente un plan de respuesta de emergencia y que evacuen a todas estas personas a un lugar seguro en el continente o en otros países europeos. Estamos listos para brindar el apoyo que se necesita durante la respuesta de emergencia.