08.05.2018
Una serie de ataques aéreos lanzados durante la mañana del lunes por la Coalición liderada por Arabia Saudí y Emiratos golpearon cerca de una concurrida calle en el corazón de Saná, la capital yemení.
 
Los bombardeos alcanzaron la Oficina Presidencial de Yemen, ubicada cerca de un hotel, farmacias, un banco y tiendas, y provocaron múltiples víctimas con al menos 72 heridos y seis muertos según el recuento de dos hospitales apoyados por Médicos sin Fronteras (MSF).
 
 “Civiles, incluidos niños, fueron asesinados y mutilados porque estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado”, dijo João Martins, jefe de misión de MSF en Yemen. “Nadie debería vivir con miedo a ser bombardeado en su vida cotidiana, pero una vez más vemos a víctimas civiles de ataques aéreos luchando por vivir en los hospitales”.
 
Un equipo médico de MSF que estaba visitando uno de los hospitales en el momento del ataque explicó que los bombardeos ocurrieron en un breve intervalo. Las víctimas fueron transportadas inmediatamente a hospitales cercanos, incluidos Al-Gomhoury y Al-Thawra, ambos apoyados por MSF. De acuerdo con informes médicos, hay heridas moderadas y críticas a causa de metralla. Un niño figura entre los fallecidos y tres menores más entre los heridos.
 
“Algunos de los heridos llegaron en ambulancia, otros en motocicleta”, dijo el doctor Abdulfatah Al-Alimi, coordinador médico de MSF en Saná, que acudió al hospital de Al-Gomhoury poco después del primer bombardeo. “Algunos de los pacientes sufrían traumatismos craneales. Otros tenían heridas de metralla en sus piernas. Había todo tipo de heridas. Vi a una chica joven intentando entrar en la sala de urgencias; no sabía si encontraría a su padre vivo o muerto”.
 
 
Ambos hospitales tenían suministros provistos por MSF. Sin embargo, mientras los médicos atendían el flujo de heridos, el material rápidamente se agotó. MSF envió suministros adicionales a las dos instalaciones y un psicólogo para ofrecer apoyo en salud mental a los pacientes y sus familias en el hospital de Al-Gomhoury.
 
Los heridos estaban enfrascados en su rutina diaria en el momento del ataque. Shehab, una estudiante de 17 años, caminaba a casa desde el instituto, justo después de haber acabado su examen. Sufrió una gran pérdida de sangre. Akram, un barrendero de 19 años, sufrió heridas en su cabeza. Dawood, un hombre, estaba comprando medicamentos en una farmacia local cuando fue herido por el ataque.
 
Hussein, un trabajador de un café de 30 años, recibió heridas de metrallas en su cabeza, mano y espalda. “Había ido al trabajo a recoger mi abono de transporte. En el camino, tuvo lugar el bombardeo y resulté herido. No sé qué ha sucedido con el resto de mis compañeros de trabajo”, dijo. 
 
El martes por la mañana, el personal médico de los dos hospitales todavía seguía tratando pacientes heridos por el ataque. “Cuando ocurren este tipo de ataques con múltiples víctimas, se pone en relieve la fragilidad del sistema de salud de Yemen hoy en día y su crucial importancia para los civiles atrapados en este conflicto”, afirmó el doctor Al-Alimi.
_________________________________________________
 
MSF es una organización internacional médico-humanitaria independiente que trabaja en 13 hospitales y centros de salud en Yemen y da apoyo a más de 20 hospitales o centros de salud en 11 gobernaciones: Taiz, Aden, Ad Dhale, Saada, Amran, Hajjah, Ibb, Saná, Abyan, Shabwa and Lahj.