Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
09.08.2021

Un año después de la pandemia de COVID-19 en Yemen, el estigma, la desinformación, el miedo a la detención y la falta de conocimiento sobre la presencia de centros de aislamiento evita que las personas busquen tratamiento oportuno para la enfermedad.

"Algunos pacientes se quedan en casa por un tiempo después de presentar síntomas y pueden llegar al hospital en las últimas etapas de la enfermedad. En su mayoría son trasladados aquí sin oxígeno, especialmente los que vienen desde lugares lejanos", dice Saddam, Supervisor de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el centro de aislamiento de Al Jumhouri.

“Por eso, recomendamos a todas y todos los pacientes que acudan al centro de salud más cercano una vez que presenten síntomas como fiebre, tos y dificultad para respirar. Desde allí, los pacientes pueden ser transferidos a los centros de tratamiento COVID-19 más cercanos en caso de necesitar mayor atención”, agrega.

Otro problema es la difusión de desinformación sobre los centros de aislamiento, así como el miedo al estigma. Las personas temen recibir inyecciones letales, o incluso ser detenidas contra su voluntad si es que acuden a un centro COVID-19. Pacientes y cuidadores insisten en abandonar el hospital antes de tiempo, en contra de la recomendación médica, porque temen que cuanto más tiempo permanezcan, tendrán más posibilidades de ser estigmatizados por sus familiares y amigos.

En Yemen, hay muy pocos centros de tratamiento COVID-19 completamente funcionales. En otros centros de tratamiento COVID-19, el personal de salud a menudo no se siente cómodo trabajando sin el equipo de protección necesario. El miedo a la estigmatización dificulta el acceso a los pocos centros COVID-19 que están en funcionamiento.

 

 

Muhammad, un paciente en el centro de tratamiento de COVID-19 de Al Jumhouri, dice que no estaba al tanto de ningún centro de salud en la gobernación de Dhamar, -donde vive- que pudiera brindar atención a las y los pacientes con COVID-19. Por lo tanto, tuvo que viajar 3 horas hasta Sanaa. Después de su recuperación, cuando fue dado de alta del departamento de COVID-19 de Al Jumhouri, nos cuenta -en tono de broma-, mientras se para junto a su hijo en la puerta de salida, que el equipo en el centro COVID-19 le brindó una atención de calidad que sus hijos no podrían proporcionarle.

El Dr. Sana, que trabaja con MSF en el centro de tratamiento de COVID-19 con el apoyo de la organización dentro del hospital Al Jumhouri en Sanaa, sólo puede confirmar lo que nuestros pacientes están pasando antes de llegar al centro de tratamiento de COVID-19 en Al Jumhouri: 

“Las y los pacientes que acuden a nosotros desde las diferentes provincias de Yemen, como Hajjah, Al Mahwit y Hodeidah, viajan entre 3 y 6 horas en automóvil desde Sanaa".

El cumplimiento de las medidas preventivas de la COVID-19 en Yemen es bastante bajo. Esto podría estar relacionado con las limitadas actividades de sensibilización de la población, como se hace con otras enfermedades como el cólera. Otro desafío para la comunidad es identificar la gravedad de los síntomas de la COVID-19 para buscar atención temprana. MSF aborda estos desafíos a través de promotores de salud que trabajan en el departamento de COVID-19, pero desafortunadamente el equipo se limita a comunicarse dentro del centro de tratamiento y, por lo tanto, no puede llegar a la población que teme venir al centro de salud en primer lugar. El equipo de promotores de salud es clave para transmitir el conocimiento sobre la COVID-19 y abordar los malentendidos y rumores relacionados con esta nueva enfermedad, que ha impactado a los sistemas de salud a nivel mundial.

 

 

Ebtisam, quien trabaja como promotora de salud en el centro de aislamiento desde su apertura en abril de 2021, comenta: "A pesar de las dificultades con respecto a la educación para la salud relacionada con la COVID-19 en Yemen, estamos haciendo todo lo posible aquí en el centro para corregir conceptos erróneos sobre la enfermedad y difundir información a las y los pacientes y sus acompañantes sobre cómo protegerse, dónde y cuándo recibir tratamiento. También brindamos apoyo a pacientes y generamos confianza entre pacientes y personal médico para reducir su miedo, y esto se refleja claramente cuando salen del centro en buen estado de salud".

Gilles Grandclement, coordinador del proyecto para la respuesta de MSF a la COVID-19 en el Hospital Al Jumhouri en Sana'a, nos recuerda y alienta a todos: “La COVID-19 nos afecta a todos y todas, es nuestra responsabilidad contribuir al control de esta enfermedad que se propaga y protegernos mutuamente para no contraerla. Es muy importante que apliquemos esas normas de higiene tan simples, como usar mascarillas en áreas concurridas, mantener la distancia y lavarse las manos. Estas medidas evitarán una mayor transmisión de contagios”, asevera Gilles.

Recuerde siempre buscar atención una vez que desarrolle tos, fiebre y dificultad para respirar. Los centros de tratamiento de COVID-19 están desarrollados específicamente para brindar una atención óptima que les salve la vida a las y los pacientes con COVID-19.