20.03.2019

Los refugiados y migrantes detenidos arbitrariamente en el centro de detención de Sabaa, en Trípoli (Libia), sufren alarmantes tasas de desnutrición aguda; denuncia Médicos Sin Fronteras en un informe reciente que evalúa el estado nutricional de los detenidos.

Actualmente la cifra supera los 300 detenidos en el centro de Sabaa, entre ellos más de 100 son menores de 18 años. MSF insta a las autoridades libias y a la comunidad internacional a abordar con urgencia las peligrosas e inhumanas condiciones de los centros de detención libios.

El informe de MSF revela que cerca de la cuarta parte de las personas detenidas en Sabaa están desnutridas o por debajo de su peso. El documento alerta también que los niños y menores confinados en el centro son mucho más propensos que los adultos a sufrir desnutrición severa y moderada. Las conclusiones del estudio respaldan numerosos testimonios individuales que afirman que las personas en este centro de detención reciben solo una comida cada dos o tres días, y que los recién llegados pueden pasar hasta cuatro días sin alimentos.