Sala de urgencias de MSF en Kunduz, Afganistán, 2021
La sala de urgencias de nuestra unidad de traume en Kunduz. © Stig Walravens/MSF

Afganistán

DesTe contamos cuáles son las actividades médicas y humanitarias que Médicos Sin Fronteras realizamos en Afganistán.

 

Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) trabajamos en Afganistán para responder a las numerosas necesidades médicas originadas por décadas de conflicto y revueltas políticas, en especial para mujeres, niños y niñas.

Mapa de actividades médicas y humanitarias de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Afganistán durante 2022.

 

Cifras destacadas de nuestro trabajo en Afganistán 

  • 337,700 ingresos en sala de emergencias
  • 138,200 consultas externas
  • 42,800 partos asistidos, incluidas 2,110 cesáreas
  • 13,700 intervenciones quirúrgicas
  • 9,170 niños y niñas que ingresaron en programas nutricionales para pacientes hospitalizados
  • 2,390 personas comenzaron el tratamiento contra la tuberculosis

 

Cuando el Emirato Islámico de Afganistán (los talibanes) entró en la capital, Kabul, y tomó el poder el 15 de agosto de 2021, la financiación extranjera para el desarrollo se redujo de la noche a la mañana. Los activos afganos retenidos en Estados Unidos y en otros países extranjeros se congelaron, y muchas organizaciones internacionales abandonaron el país. Esto agregó más presión a un sistema de salud pública ya frágil y sobrecargado, lo que dificulta cada vez más que las personas reciban atención médica.

Aunque la situación de seguridad mejoró en 2022 y, en general, fue más fácil para las personas viajar a los centros sanitarios, para muchos afganos el acceso a la atención médica continuó siendo muy difícil. En una economía destrozada, muchas personas no podían pagar las consultas hospitalarias. Es el caso particular de las mujeres, que se enfrentaban a barreras adicionales impuestas como las limitaciones a su libertad de movimiento, al acceso a la educación y al trabajo. En consecuencia, muchas personas retrasaron la búsqueda de ayuda hasta que no tuvieron otra opción.

En 2022, observamos un aumento de la cantidad de personas que llegaron a nuestros centros sanitarios, posiblemente debido a la falta de servicios médicos locales gratuitos y al hecho de que viajar era más seguro. Desde Médicos Sin Fronteras gestionamos siete proyectos en siete provincias y mantuvimos un marcado enfoque en la prestación de atención médica especializada. También desplegamos una respuesta de emergencia tras el terremoto de magnitud 5,9 que azotó las provincias de Paktika y Khost el 22 de junio. Nuestros equipos proporcionaron materiales médicos y logísticos a la zona afectada y establecieron clínicas para pacientes ambulatorios y hospitalizados para mujeres, niños y niñas, y para pacientes con lesiones traumáticas o con diarrea acuosa aguda.

Lashkar Gah

 

Desde MSF apoyamos al hospital Boost, que tiene 340 camas, en Lashkar Gah, provincia de Helmand. Ahí, ofrecemos una gran variedad de servicios médicos, incluidas la atención médica materna, pediátrica y de intervención quirúrgica. En 2022, hubo un aumento del 32% en la cantidad de pacientes ingresados en el hospital en comparación con el año anterior. Este aumento puede atribuirse principalmente al hecho de que muchos centros sanitarios de distritos remotos de Helmand suspendieron o limitaron sus actividades debido a la falta de financiación, suministros médicos y trabajadores de la salud cualificados. Por ello, muchas personas tuvieron que viajar a Lashkar Gah para recibir atención médica.

Kunduz

 

En nuestro hospital de urgencias traumatológicas en Kunduz, tenemos una sala de emergencias, una unidad de cuidados intensivos, un servicio de consultas externas y de pacientes hospitalizados y dos quirófanos. La mayoría de las hospitalizaciones en el centro son por traumatismos provocados por accidentes. Sin embargo, también proporcionamos atención a personas con lesiones relacionadas con la violencia, como explosiones.

Nuestro equipo de Kunduz informó que los pacientes con lesiones graves a veces tardaban más de siete horas en llegar al centro sanitario. Estas demoras pueden ser muy perjudiciales para los resultados de los pacientes y no solo se deben a los limitados servicios de derivación y atención de traumatismos en Kunduz, sino también a la mala infraestructura vial de las comunidades rurales.

En noviembre, MSF abrimos un puesto sanitario en el distrito de Chardara para responder a las brechas en la atención médica local, que incluyen el apoyo nutricional y los servicios de vacunación rutinaria.

Kabul

 

En la capital, apoyamos al hospital universitario de Maiwand. Ahí realizamos obras de renovación en el Departamento de Pediatría y abrimos dos nuevos centros sanitarios. En total renovamos una sala con 28 camas para casos de sarampión en febrero, y un centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados, de 34 camas, en julio.

Seguimos colaborando con el proyecto piloto de la Asociación de Comadronas Afganas (Afghan Midwives Association) y proporcionamos financiación y apoyo técnico para partos, atención prenatal y posnatal, y planificación familiar.

Jost

 

En Jost, MSF dirigimos un hospital especializado en atención médica materna y neonatal, con especial foco en partos complicados. El hospital tiene una unidad de maternidad con 60 camas, una unidad neonatal con 28 camas y dos quirófanos.

En 2022, también apoyamos a ocho centros sanitarios locales de toda la provincia y proporcionamos medicamentos y financiación para más comadronas. Nuestro objetivo es que las mujeres sin factores de riesgo a la hora de desarrollar complicaciones obstétricas pudieran dar a luz más cerca de su hogar. Además, MSF donamos medicamentos y otros suministros al hospital provincial de Jost.

Kandahar

 

Desde 2016, en Kandahar, estamos tratando formas de tuberculosis (TB) sensibles y resistentes a los medicamentos. Nuestro hospital tiene un laboratorio, una clínica para pacientes ambulatorios y un departamento con 24 camas para pacientes hospitalizados que tienen tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR), u otras enfermedades, y para pacientes que desarrollan efectos secundarios graves después de tomar medicamentos contra TB-DR. Para responder a los altos niveles de desnutrición en la provincia, en 2022 también abrimos un centro intensivo de nutrición terapéutica con 40 camas.

Herat

 

En el hospital regional de Herat, apoyamos el triaje, la sala de emergencias, la unidad de cuidados intensivos, el centro hospitalario de nutrición terapéutica y la sala de hospitalización del Departamento de Pediatría. A lo largo de 2022, realizamos búsqueda y detección de casos y admitimos a miles de pacientes para que recibieran atención de emergencia. Las infecciones del sistema nervioso central, como la meningitis, el shock séptico, la sepsis y la neumonía, fueron las causas principales de hospitalización.

En comparación con 2021, la cantidad total de hospitalizaciones en el centro intensivo de nutrición terapéutica del hospital aumentó un 42% en 2022. Casi el 50% de los pacientes tenían menos de seis meses de edad. En los campamentos para personas desplazadas, tratamos a mujeres embarazadas y lactantes, y a niños y niñas con desnutrición aguda moderada. Nuestros equipos también brindaron atención médica general en la clínica de Kahdestan.

 

 

Nº de trabajadores y trabajadoras* en 2021: 2,343 | Gasto: 39,5 millones € | MSF trabajó por primera vez en este país en: 1980 | msf.org/afghanistan | @MSF_Afghanistan

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.

 

Importante: Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2021. Es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.

Te podría interesar

11 enero, 2024

Filtrar por